Banners
Banners

Diego tiene una cornada penetrante de vientre

Se encuentra estable en el Hospital Conchita Muguerza de Monterrey

El novillero Diego Garmendia fue intervenido anoche en el Hospital Muguerza Conchita de Monterrey, de la cornada que presentaba en la parte inferior del glúteo izquierdo, y tras realizar el ultrasonido para valorar el alcance de la herida, el doctor Daniel González Aguirre diagnosticó una cornada penetrante de vientre.

El matador Israel Téllez, apoderado del torero herido, confirmó la información:

"Estamos muy desconcertados por lo que pensamos podría ser. El parte provisional que di ayer, nada tiene que ver con lo diagnosticado, ya que Diego tenía una cornada fuerte y grave, pues era penetrante de vientre. El pitón le perforó el colón y seccionó el intestino delgado. Le tuvieron que quitar 15 centímetros de colon, y 10 centímetros del intestino delgado. Estuvo muy crítico".

La operación tuvo una duración de más de cuatro horas, y fue hasta las 07:00 horas de esta mañana en que concluyó esta urgente atención médica. El primer reporte es que todo salió bien, y aunque todavía el médico no ha extendido un parte médico oficial, el torero está estable.

"Estamos a la espera lo pasen a cuarto a recuperación, pero con una incertidumbre porque, durante varias semanas, va a tener que llevar una bolsa externa para poder evacuar. Así que la situación está delicada. Afortunadamente, su vida ya no corre peligro", afirmó Téllez.

Desde la cama del hospital el novillero, de 22 años y dos y medio desde que debutó en Cadereyta, precisamente con un ejemplar de Golondrinas al que le cortó las dos orejas, dijo que la cornada se produjo por sus mismas ganas de querer agradar al público.  

"El toro ya no quería embestir, pero quise aprovechar que se tragaba los muletazos por los adentros y seguí insistiendo y al finalizar esa tanda al rematarlo por el otro lado se frenó en seco y me pegó el derrote. Agarré la espada y me tiré a matar, no supe cómo, pero entró y ahí me volvió agarrar", dijo.

Israel Téllez impidió que las asistencias se lo llevaran a la ambulancia y lo regresó a recibir la oreja que el público pedía con insistencia.  

"Pude disfrutar de la vuelta al ruedo y demostré que sí quiero estar en esto y que estoy dispuesto a todo, y luego de pasear la oreja me fui caminando a la ambulancia. Ya que llevaba la cornada dije: no me puedo rajar, prefiero a que me vean con ganas a que digan este no aguanta las cornadas", señaló.

Diego Garmendia permanecerá en observación durante los próximos días, a la espera de que la herida evolucione de manera favorable y no se presenten complicaciones. Se espera que reciba el alta hospitalaria antes de que concluya esta semana. Desde aquí le deseamos una pronta recuperación.

El parte médico

El parte médico del novillero señala lo siguiente:

"Lesión perforante del glúteo derecho, con lesión del piso pélvico y perforación rectal. Presenta además perforación sigmoidea, perforación de íleon distal, peritonitis fecal y hemoperitoneo".

El cuerpo médico encabezado por el cirujano Daniel González realizó la cirugía consistente en "laparotomía exploradora, con resección de la unión rectosigmoidea a través del procedimiento de Hartman, así como la resección segmentaria de íleon distal, entero entero anastomosis latero lateral, con posterior lavado de cavidad y colocación de drenajes".  

Durante la operación, que duró cuatro horas, se identificó salida de aproximadamente 800 ml de material hemático, que se aspiró y lavan con textiles. Se observó pérdida de continuidad de aproximadamente tres centímetros a nivel de la unión rectosigmoidea en cara anterior y posterior, así como la presencia de pérdida de continuidad de dos centímetros circular aproximadamente cinco centímetros proximales a dicha zona. Se decidió realizar resección de la unión colon sigmoidea con procedimiento de Hartman liberando colon ascendente y realizando resección de aproximadamente 15 centímetros.  

También se realizó inspección de todo el intestino delgado, observando perdida de continuidad en sedal de aproximadamente el 80 por ciento de la luz a 15 centímetros de la válvula ileocecal. Se realizó resección en bloque y anastomosis latero lateral. Se colocaron dos drenajes cerrados y el cierre por planos hasta la piel. Se hace colostomía en región del flanco izquierdo. Paciente grave.

Noticias Relacionadas











Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina