Banners
Banners

¡Jalisco ya tiene un torero!       

El tapatío Rubén Núñez ganó la final de "Camino hacia Las Ve

Se llama Rubén Núñez. Y aunque en la calle adopta un aire solemne, usa gafas y parece un universitario que comienza su carrera, en la plaza se transforma en un torero grave y hasta un tanto altivo, con un buen aplomo en las zapatillas y un magnífico concepto del toreo. Sí, señores, ¡Jalisco ya tiene un torero!

Y es que hace más de dos décadas que un torero de la Guadalajara mexicana no pisaba el ruedo de Las Ventas de Madrid, desde tiempos en que Antonio Bricio, por entonces novillero puntero en Europa, dejaba su estela de torero de buen gusto. Así que la llegada a esta plaza del joven Núñez vino a traer un aire fresco, no sólo por su desparpajo y soltura delante de la cara de los erales, sino también porque sabe bien lo que se trae entre manos.

Un entrenamiento disciplinado en el Centro Internacional de Alto Rendimiento (CITAR) desde el año anterior, más un curso intensivo en el recién formado Centro de Alto Rendimiento Taurino (CART) de México, le sirvieron para mostrar sus credenciales hoy en Madrid, donde se adjudico la novena edición del certamen "Camino hacia Las Ventas", un triunfo que, seguramente, le servirá de escaparate para torear más el año entrante sin los del castoreño.

Y si no salió a hombros fue por la "maldita espada", como él mismo afirmó en la entrevista concedida durante la transmisión de audio en vivo que hicimos en este portal, ya que al primer eral de la tarde lo mató de una estocada caída y al segundo lo atravesó, y eso le arrebató la posibilidad de haber cortado sendas orejas, pues su actuación caló entre el entusiasta público que hoy había en los tendidos, y donde se dieron cita muchos jóvenes, un hecho que le confirió un sabor especial a este singular festejo de la Feria de Otoño.

Cabe decir que Rubén sorteó el mejor lote de la novillada de Jandilla, compuesto por un primer novillo bravo y otro con clase, que le dejaron mostrarse a plenitud como un torero que tiene claras las ideas y un estilo que tiende al toreo serio, de ceñimiento y largueza.

La impronta que dejó fue sumamente grata, pues toreó de capote con mucha desenvoltura y hasta se arriesgó a intentar un quite de ¡caleserinas de rodillas!, por increíble que parezca y con la dificultan que entraña torear de esa manera con el capote. Y esa apuesta fue la que sirvió para calentar el ambiente en dos faenas distintas en su acabado, pero igualmente fieles en su fondo de valor y verdad.

Lástima, pues, de esa “maldita espada” que lo dejó al margen de un triunfo más contundente, pero si dejamos de lado esta circunstancia y nos quedamos con la esencia, en Rubén Núñez hay un torero que puede caminar no sólo "hacia Las Ventas", sino a cualquier lugar que su ambición lo lleve de aquí en adelante.

El segundo espada del cartel también demostró porqué había entrado en la combinación. Se trataba de Juan Herrero, que también rayó a buen nivel y estuvo cerca de cortar una oreja al quinto de la tarde, otro novillo de buena condición que le facilitó hacer un torero vertical, de buen corte, que gustó a la gente.
Herrero buscó la variedad y rivalizó en quites con Núñez, un hecho que dejó un magnífico sabor de boca porque hicieron suertes poco vistas, como las "valentinas" que se marcó el tapatío en una de sus intervenciones.

En ambas faenas la actitud de Herrero marco el rumbo de una actuación que servirá de cara al futuro, y no hay que olvidar que este certamen ha proyectado a otros novilleros que hoy día son los más relevantes del escalafón, como es el caso de Manuel Diosleguarde, vencedor de la final que tuvo lugar en este mismo escenario hace dos años.

El más nuevo de los tres, Alejandro Chicharro no se arredró ante el paquete que le habían dejado sus compañeros de cartel, y aunque se notó nervioso y poco hábil al torear de capote, con la muleta mostró enjundia en dos faenas de menos a más en las que hizo un esfuerzo por poderle a los dos ejemplares con menores prestaciones del buen encierro de Jandilla.

La novillada sin picadores de esta tarde fue un ejemplo más de ese afán de los jóvenes por acercarse a la Fiesta para conocerla, y hoy resultó bonito ver tantos chavales en la plaza, ahí donde uno, ahora sin gafas y vestido de torero, mostró su reciedumbre y dejó en claro que es preciso tomarlo en cuenta. 

Con la actuación de Rubén concluyó la participación este año de los novilleros mexicanos en la presente Feria de Otoño, en la que, tanto Isaac Fonseca como Alejandro Adame, cada uno con su estilo y personalidad, dejaron constancia de que del otro lado del Atlántico "también hace aire".

Ficha
Madrid, España.- Plaza de Las Ventas. Final del Certamen de novilladas sin picadores "Camino hacia Las Ventas". Dos tercios cuartos de entrada del aforo permitido (unas seis mil personas), en tarde espléndida. Se jugaron seis novillos de Jandilla, correctos en presentación, casi todos con más de dos años y medio, de buen juego en general, con excepción del 6o., de los que sobresalieron 1o., 4o. y 5o., por su calidad. Rubén Núñez (tabaco y oro): Ovación tras aviso y vuelta tras aviso tras petición. Juan Herrero (nazareno y oro): Ovación y vuelta tras petición. Alejandro Chicharro (azul turquesa y oro): Ovación tras aviso y silencio tras dos avisos. Incidencias: Al finalizar el paseíllo, se dedicó un minuto de silencio como homenaje póstumo a Gonzalo Sánchez Conde, mozo de espadas de Curro Romero, fallecido el día de ayer. Rubén Núñez fue declarado como triunfador del certamen. En la tablilla de los nombres de los erales no se pusieron los pesos.

Noticias Relacionadas







Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina