Banners
Banners

Pablo firma una emotiva despedida en Autlán        

Cortó dos orejas tras cuajar excelente faena al segundo de su lote

Pablo Hermoso de Mendoza se despidió de Autlán refrendando su puesto de figura y torero consentido de una afición que desde hace días agotó el boletaje para ser parte de la despedida del rejoneador español. El marco fue inmejorable, con un lleno hasta la bandera y toreros que se entregaron en su labor, en una tarde llena de detalles memorables y otros de controversia que garantizaron el interés. 

La tarde comenzó cuesta para arriba. "Jocotlán", de 493 kilos, fue el toro que abrió plaza y que embistió con gran ritmo y estilo. Pablo le vio condiciones y montado sobre "Regalid" se puso a rodar con él en plena boca del riego, con la cercanía y el temple que emocionan a los tendidos, mientras el toro tomaba aire después del primer rejón de castigo remató fuerte en un burladero y se fracturó el pitón izquierdo.

Como el navarro ya había clavado el primer rejón, el juez José Luis Santana siguió a rajatabla el reglamento y no ordenó el cambio de toro que pedían torero y tendido. Se armó un poco la bronca pero, al final, el público entendió, y Pablo se dio tiempo de aprovechar las embestidas, se dejó llegar al astado y lo templó con sus cabalgaduras, aunque no dejó inédito a "Jocotlán", fue una faena corta. Algunas palmas premiaron su labor. 

Las delicias tuvieron que esperar al cuarto toro. "Copatzin" fue un poco más tardo pero Pablo es un dominador de los terrenos y las distancias. Dejó solo un rejón de castigo, el toro se mostró peligroso y en un terreno comprometido levantó a "Regalid" el caballo de recibir del rejoneador a quien su experiencia y habilidad salvó de una caída.

Pero siguió toreando y estuvo sublime, sobre todo, montando a "Ilusión, un caballo valiente que templó las embestidas a tan corta distancia como si un delgado hilo de seda lo mantuviera cosido a los costados y a la grupa. Pablo se prodigó en adornos, banderillas cortas, recorriendo el anillo con el toro respirando en sus estribos y rubricando con la suerte de la rosa y una estocada efectiva. Cortó las dos orejas y salió en hombros en medio del entusiasmo generalizado del público.

No está de más describir que la gente se le entregó en la vuelta al ruedo que dio en compañía del ganadero. Que hubo conexión en las sonrisas y en las palmas que tuvieron nostalgia por la despedida y el reconocimiento de tantas tardes de triunfo en estas tierras. Al salir de la plaza en hombros, lo obligaron a dar otra vuelta al ruedo. 

Jorge Hernández Gárate tuvo una dignísima actuación, a su primero "Paulino", lo templó en los lomos de "Resortes", un caballo con el que se entiende a la perfección y con quien toreó con cercanía y arrojo. La suerte del violín con el sello de la casa, puso sonrisas en los rostros. Pasaportó al primer intento, y con ligeras peticiones el juez negó el premio, dio una vuelta al ruedo.

Fue el mismo premio en su segundo toro, "Ávalos", el que tuvo menos movilidad del encierro, con el que el caballero potosino se puso firme y entregado, y se metió en terrenos comprometidos para adornar el morillo con solvencia. Al tirarse matar el toro hizo un movimiento extraño, lo que obligó a Jorge a dejar, sin pretenderlo, el rejón de muerte muy contrario, por lo que ello impidió que le cortara las orejas, no obstante la petición del público que el juez no atendió.

Cuauhtémoc Ayala fue trasladado a la enfermería apenas concluido el festejo. Con el que cerró el festejo de nombre "Granadino", tuvo buenos momentos. Este fue un gran toro, que embestía con calidad y nobleza, pero que exigía una distancia precisa que solo en pocos pasajes el rejoneador yucateco encontró, pero cuando lo hizo, alcanzó a templar algunas embestidas y sumar ese toreo de calidad a las numerosas expresiones histriónicas y detalles de doma ecuestre en que aderezó su actuación.

El rejón de muerte no fue efectivo y decidió tirarse a matar a pie, ahí la espada quedó tendida y él a merced de un toro que le levantó los pies del suelo para caer de fea manera. Dio una vuelta al ruedo luego de descabellar, y después se trasladó a la enfermería donde esperaban hacerle un estudio para determinar la gravedad de un fuerte hematoma en la ingle y un dolor abdominal.

El público jaleó con fuerza a Roberto González "El Zorro" de Yucatán, que se emocionó hasta las lágrimas luego de interpretar tres quites por chicuelinas, siendo consolado y animado en el callejón por Pablo Hermoso. 

Destacó también el mano a mano que vivieron los Forcados Amadores de México y los Forcados Amadores de Monzaráz, que hicieron cuatro pegas en los toros de los rejoneadores mexicanos. De cara fueron Sócrates Zazueta y Carlos Tirado, por los mexicanos, mientras que Ricardo Cardozo y André Méndez lo hicieron por los portugueses. Los dos grupos fueron ovacionados por el público, que apreció su valentía.

Ficha
Autlán de la Grana, Jal.- Plaza "Alberto Balderas". Tercera corrida de carnaval. De rejones. Lleno de "Agotado el boletaje", en tarde agradable. Toros Boquilla del Carmen (el 1o., se rompió un pitón tras el primer rejón pero no fue devuelto), bien presentados y buenos en general. Pesos: 493, 502, 519, 504, 452 y 460 kilos. Pablo Hermoso de Mendoza: Silencio y dos orejas. Jorge Hernández Gárate: Vuelta en su lote. Cuauhtémoc Ayala, que sustituía a José Funtanet: Vuelta en su lote. Incidencias: Los Forcados Amadores de México y los Forcados Amadores de Monsaraz realizaron buenas pegas y fueron ovacionados. Hermoso compartió la vuelta al ruedo con el ganadero Manuel Sescosse, a la muerte del 4o.






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina