Oreja para Arturo Saldívar, en La México       

Tras la faena que le hizo al primer toro de su lote

En el papel la primera corrida de los Festejos de Primavera en la Monumental Plaza México contaba con los elementos para que resultara ideal: se toreaba un encierro de la ganadería triunfadora de este y otros cosos: la de Pozohondo, por parte de una terna de mexicanos que ha destacado y tiene oficio.


Sin embargo, al término de la misma, el único diestro que coronó una faena fue Arturo Saldívar ante el segundo, del que obtuvo el único apéndice de la tarde, mientras que el astado mereció arrastre lento.

Ernesto Javier "Calita" se esforzó por hacerle faena al primer toro, al que le faltó mayor transmisión. Fue una labor larga en la búsqueda de obtener la distancia que pedía el ejemplar para tomar la muleta y cuando el mexiquense la encontró, obtuvo una tanda muy buena. Remató de estocada entera.

El cuarto ejemplar fue uno de los toros buenos del encierro, premiado con palmas en el arrastre, por su clase y fijeza. Calita lo toreó con profundidad y lentitud para conectar con el tendido. Logró estupendas tandas de naturales, además, por el pitón derecho se mostró con temple al emplearse en el pulseo de la sarga para ligar más muletazos. Dejó una estocada entera que no fue suficiente para hacer doblar al toro, por lo que sonó un aviso y se tiró a matar de nueva cuenta para sepultar el acero en su totalidad. En ese momento perdió la oreja, además, el toro vendió cara su muerte y el público lo ovacionó. A pesar de que el matador fue llamado a saludar, se negó a salir del callejón para recibir las palmas.

Para Arturo Saldívar también fue un buen astado. Ese segundo que con el hocico literalmente araba la arena sirvió para que su lidiador se luciera con el toreo lento y con hondura. Arrancó con pases con la mano derecha, a media altura y con largueza. Luego empezó a crear el trasteo y a bajar la mano. Su experiencia lo llevó a apostar por muletazos invertidos, cambiados por la espalda y de pecho por partida doble, con gran pureza. Una estocada tendida puso en su mano el apéndice que a la postre fue el único y el toro, obtuvo arrastre lento.

El quinto toro fue complicado y para ese momento empezaba a soplar fuerte el viento, por lo que el Arturo lo cambió de terreno en varias ocasiones pero no logró que se entregara y lo despachó de estocada baja.

El tercer astado correspondió a Miguel Aguilar. Se le propinó un fuerte castigo en varas y tras ello el hidrocálido lo tuvo que encelar mucho para poder realizar el quite, la circunstancia se fue agudizando conforme corrió el tiempo y aunque lo citó por ambos pitones no logró resultados. Terminó de estocada entera y un golpe de descabello.

El último toro fue el lunar del encierro, desarrolló sentido y Aguilar no apostó desde el principio como en otras ocasiones, avanzada la labor fue prendido, cayó de fea manera sobre la arena, donde permaneció inconsciente por varios segundos, en un hecho que resultó dramático. No permitió que lo llevaran a la enfermería y, tras despachar a su enemigo, dio una vuelta al ruedo.

Ficha
Ciudad de México. Monumental Plaza México. Primera Corrida de los Festejos de Primavera. Menos de un cuarto de entrada (unas 3 mil personas en tarde calurosa). Toros de Pozohondo, correctos en presentación y de juego variado, de los que destacaron 2o., premiado con arrastre lento, y el 4o. Pesos: 523, 535, 516, 541,519 y 527 kilos. Ernesto Javier "Calita" (verde y oro): Palmas y palmas tras aviso. Arturo Saldívar (azul marino y bordados en plata): Oreja y palmas. Miguel Aguilar (negro y oro): Palmas y vuelta entre división.






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina