Tarde de tres orejas en el cerrojazo de Mérida       

Tanto Gerardo Adame como los Hermoso cortaron una oreja cada uno

Con el corte de las tres orejas que se repartieron Gerardo Adame y Pablo y  Guillermo Hermoso de Mendoza, se dio el cerrojazo de la temporada en Mérida, tarde en la que Luis David realizó lo más torero del festejo, pero no cosechó triunfos por sus fallos con la espada.

Ante poco más de tres cuartos del aforo cubierto, culminó así el serial taurino con especial mención a la presencia de la corrida lidiada, por lo que sin duda que los aficionados esperarán con ansias la próxima temporada tras los éxitos vividos en la que hoy concluye.

Con el abre plaza, un torazo de 630 kilogramos de Fernando de la Mora, el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza hubo de remar contra corriente, pues su antagonista se paró. Luego de violento remate en tablas cuando apenas salía, el astado terminó sin movimiento, desentendido de las cabalgadura, por lo que digno de encomio todo lo realizado por el caballista estellés, que mató de metisaca, por lo que le negaron la oreja. 

Con su segundo la faena estuvo plena de ritmo y detalles de maestría a bordo de sus caballos estrella. Certero con rejoncillos y banderillas para una faena con el sello de la casa. Toreando de costado, rodando con temple a dos pistas y dando el pecho de sus cabalgadura lució Pablo Hermoso ante un toro con alegría en sus embestidas y el contento general del público.

Gerardo Adame quien sigue mostrando avances, salió a justificarse desde que se abrió de capote ante un toro con mucha seriedad y enormes pitones, que además tenía buen lado derecho. Tras ceñido quite por chicuelinas, el hidrocalido lo intentó por ambos lados, incluido el pitón izquierdo descomunal que tenía el de José Julián Llaguno. No obstante, la faena fue por derecha, con embestidas lentas y muletazos templados y de buen trazo. Una lástima que el astado no se rompiera en definitiva.

El segundo de su lote, de bonitas hechuras, poco se prestó para el lucimiento. De cortas embestidas, buscando al torero, terminó con pocas opciones para meterle en vereda. 

Quién está en Inmejorable momento es Luis David, quien con su primero tejió una faena llena de argumentos. Artista y con suficiencia llevó su faena de menos a más ante un toro de buen estilo, pero falto de fuerza y de raza. El hidrocalido le pisó los terrenos, le echó la muleta abajo y tiró de él en muletazos sentidos y de buen corte para una faena estructurada, que caló en las alturas. Una lástima la espada.

En el segundo de su lote, otra faena llena de alegría por jugarse la vida. Luis David se siente torero y lo proyecta. Y vino entonces una labor llena de frescura y fondo técnico ante un toro distraído, que se rajó pero que no fue suficiente para el desazón. El de Aguascalientes tiene la mente en su temporada española. Y está listo.  

Con el cierra plaza, Guillermo Hermoso de Mendoza conectó pronto con la afición merced a una buena monta. De casta le viene al galgo y alcanzó destacados momentos toreando a la grupa y mostrando dominio sobre las cabalgaduras ante la mirada de su nervioso padre. Cayó de pie ante la afición meridiana.

Ficha
Mérida, Yuc.- Plaza Monumental. Séptima y última corrida de la temporada del 90 aniversario de la plaza. Casi lleno en tarde calurosa. Dos toros de Fernando de la Mora (1o. y 4o.) y un novillo de Los Encinos (7o.) para rejones, premiado con arrastre lento. Y cuatro toros de José Julián Llaguno, de excelente presentación, de los que destacaron 2o. y 3o. por su bravura. Pesos: 630, 570, 505, 520, 630, 600 y 500 kilos. Pablo Hermoso de Mendoza: Vuelta y oreja. Gerardo Adame (burdeos y oro): Oreja y silencio. Luis David (canela y oro): Ovación y vuelta. El rejoneador Guillermo Hermoso de Mendoza: Oreja. Incidencias: Sobresalió en banderillas Fernando García hijo, que saludó una ovación.






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina