Banners
Banners

Viñeta: Visión de Arles

"...Ha sido duro, tuvimos poco tiempo, doce días desde que..."

El domingo pasado, en el bimilenario Coliseo de Arles, Juan Bautista, el empresario, ha reabierto Francia para el toreo. Eso es lo trascendente. Sí, que lo haya hecho estando como estamos. Que haya dado allá ese paso adelante. Ese paso que pone a los valientes en su terreno, que lo haya dado y que lo haya sostenido.

En época de pandemia, de limitaciones gubernamentales, de protocolos agobiantes, de conminaciones al inmovilismo, de grandes y vergonzantes inhibiciones, de promesas incumplidas, era necesario. Ya en España la temporada empujada por otros arrojados como él, toma vuelo. Había que hacerlo. 

Con solo mil 900 espectadores permitidos, dos festejos en el mismo día. Mañana y tarde, cartel de "No hay billetes", como al que no quiere caldo. Sol y cielo azul, la ocasión ameritaba. Encima, televisión, buena televisión en medio de tanta mala. -Y voy para Mont de Marsan -desafió después.

En la matinal los erales de Gallón Freres, dieron mucha pelea, el cuarto recibió la vuelta al ruedo, y frente a ellos la niña Raquel Martín se destapó cortándoles tres orejas, yéndose a hombros con el mayoral y poniendo punto a los adultos de la corrida vespertina. Ahí están los videos.
 
Los toros de Pedraza de Yeltes, cuatro cinqueños, bien armados, bien comidos (586 kilos promedio), dos negros, tres colorados y dos castaños, no muy sobrados de fuerza, cierto, pero con el talante diverso natural en las corridas. Eso de todos iguales y con el mismo sabor como en Mcdonalds, quizá está bien para los que claman por una "nueva tauromaquia" que modernice las "obsoletas" estructuras tradicionales de la fiesta y nos ponga a todos a la moda.

Bueno, el consenso al final (ganadero incluido) eligió como más bravo y noble al quinto, de 610 kilos. Que se lesionó durante la lidia, siempre pasa, también es propio de las corridas. Bregaron Daniel Luque con más toreo que espada, Adrien Salenc que recibió decorosa oreja del segundo, y tomo alternativa El Rafi, quien de haber estado más atinado al matar, hubiese marcado su efeméride con más de la oreja del sexto.

Mientras la gente se iba, Juan Bautista frente a las cámaras declaró: "Ha sido duro, tuvimos poco tiempo, doce días desde que nos autorizaron, las exigencias sanitarias han sido altas, la restricción de la taquilla nos ha pesado, pero hemos cumplido, y cumpliremos el resto de la temporada". Mis respetos, torero.






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina