Muere el juez Manuel Ramírez en AGS  

Presidió los festejos en la "San Marcos" y la Monumental varios años

El juez de plaza Manuel Ramírez de la Torre murió hoy en su casa de Aguascalientes, a la edad de 73 años, por causas naturales, y su partida deja un gran dolor en el medio taurino local, por tratarse de un reconocido aficionado que presidió con acierto los festejos taurinos, tanto en la plaza "San Macos" como en la Monumental.


Economista de profesión, egresado del Tecnológico de Monterrey, Manuel era hijo del gran taurino Jesús Ramírez Gámez, mejor conocido como "El Abogao", quien inculcó a todos sus hijos su gran afición a los toros.

Manuel fue uno de los fundadores del Centro Taurino México-España hace casi 35 años. Más tarde canalizó su afición convirtiéndose en juez de plaza luego de haber adquirido amplios conocimientos sobre la materia tanto en los tentaderos de las ganaderías de la región, como por la amistad que su familia mantenía con figuras del toreo de distintas épocas.

Su labor como juez de plaza tuvo esas dos etapas. Primero, de 2007 a 2009 y, posteriormente, de 2010 a 2016, de manera ininterrumpida. Asimismo, se desempeñó como Comisionado Taurino, durante la gestión del gobernador Carlos Lozano de la Torre, con el que tenía una estrecha amistad. Y fue en ese tiempo que se realizó la firma de la Fiesta Brava como Patrimonio Cultural Inmaterial del estado.

También en este período se dio la Corrida Ponciana en homenaje a la memora del famoso torero con bigotes, entre otras iniciativas que favorecieron el desarrollo de la fiesta de los toros en Aguascalientes, como fue concretar la reaparición de José Tomás en la feria de 2015, entre otras inquietudes de las que se encargó de llevar a cabo, siempre procurando mediar entre las partes involucradas.

Manolo era hermano del también fallecido Alfonso, conocido como "El Pichas", uno de los personajes más simpáticos y ocurrentes del medio taurino hidrocálido. Su muerte se suma a la del otro juez hidrocálido, Ignacio Rivera Río, acontecida el 26 de agosto del año pasado, y ambos han sido los más representativos de las últimas décadas.

En octubre de 2011 sufrió un derrame cerebral que lo mantuvo varios días ingresado en el Hospital Hidalgo, del que se recuperó para continuar con sus labores taurinas.

Desde aquí enviamos nuestras más sentidas condolencias a su viuda, doña Estela Morones; sus hijas María y Toto, además de sus hermanos Teresa, Cristina y José, así como demás familiares y amigos. Descanse en paz.






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina