Tarde afortunada por donde se vea       

Aprovecharon las buenas condiciones de los toros de José Barba

Arturo Macías, triunfador del festejo ha recibido por méritos propios, una gran dosis de confianza. José Mauricio tuvo una gran presentación en esta plaza, y mejor debut en Autlán, no pudo tener el hierro de José Barba, en una tarde en la que se cortaron siete orejas, y que de no haber sido por los fallos de "Joselito" Adame con la espada en el primero de su lote, estaríamos hablando de un par de trofeos más.

La nueva ganadería jalisciense trajo a Autlán un encierro bien presentado, fino de hechuras y el primero y el cuarto fueron homenajeados con arrastre lento.

Si la expresión se me permite, vimos a los dos Arturo Macías: el toreo de reposo y temple con el que abrió plaza y la expresión arrebatadora que lo caracterizó. Al concluir el paseíllo, el público le llamó al tercio para tributarle una cariñosa ovación, quien extendió caballerosamente el honor a sus alternantes. 

Comenzó el trasteo de "Ofe" –otro buen toro– con lances fundamentales que tuvieron temple y sabor rematados al soltar una punta del percal. Con la zarga se recreó en pases por bajo, con una rodilla flexionada, para hacerse del astado y mostrar las buenas condiciones del morito. Arropado por la entrega del público, parsimoniosa fue la templada faena por ambos lados que remató con una estocada entera, para cortar un par de apéndices.

Con "Güicho" fue “el otro” Macías. El toro ofrecía pocas prestaciones, pero Macías las reemplazó con entrega y emoción para escuchar el grito consagratorio de ¡torero, torero! volcarse tras la espada y cosechar otro par de apéndices.

Por su parte, el capitalino José Mauricio, quien se presentaba en la "Alberto Balderas" volvió a ratificar lo buen torero que es. Siempre en su sitio, con una expresión que no requiere de oropeles, con valor del bueno y conexión con el tendido. Su quite por navarras mereció la ovación y su mexicano toreo con la muleta gustó mucho. Con verticalidad, temple y naturalidad transcurrió la faena por ambas manos. Al final sepultó una entera y llevó un auricular a su espuerta.

"Isabello", quinto de la tarde requirió que se le hicieran muy bien las cosas. Mecido en las verónicas, José llevó al de José Barba hasta el centro del anillo, donde lo remató con un torero recorte. Su quite por fregolinas que le sale pintado, también –nos– gustó mucho. El astado no era una monja, pero el capitalino se quedó quieto sin alardes; con una fijeza de plantas inusual. Cuajó un par de péndulos como prolegómeno de su faena, en la que aguantó las embestidas tardías y el volver en un palmo, con base en la colocación en el sitio exacto.

La faena que tuvo mando fue entreverada con pellizcos oportunos y dominio del ruedo. Las dosantinas para concluir el trasteo, las realizó con las zapatillas ancladas en la arena. Tan fuerte caló, que don Javier Medina no dudó al mostrar el par de pañuelos.

Joselito Adame está en señor. De no haber pinchado a "Pecoso", tercero de la tarde, habría cosechado con justicia, un par de orejas al menos. Toreó de capa por verónicas a pies juntos, para con el soltar una punta de capote rematar la bien toreada serie. Pleno de torería comenzó flexionando una rodilla en el sólido toreo por bajo. Y destaco su toreo al natural. La manera en que estiró el brazo para extender el viaje, además que siempre llevó al toro muy bien toreado. Pinchazo, entera recibiendo y hasta tercia de golpes con la de cruceta. Todo quedó en una ovación.

El lunar del encierro fue el cierra plaza. Duro de pelar, pues desarrolló genio, pero Adame no se dejó ganar la pelea. Un astado complicado, con el que siempre estuvo por encima de las pocas condiciones. Petición de oreja que no se concedió –la estocada fue muy defectuosa–, pero la parroquia lo llamó a recibir una respetuosa ovación en el tercio en reconocimiento a su esfuerzo.

Ficha
Autlán, Jal.- Plaza "Alberto Balderas". Cuarta y última corrida de carnaval. Tres cuartos de entrada en tarde de temperatura agradable, con algunas ráfagas de viento. Toros de José Barba, bien presentados, de variado comportamiento, de los que destacaron 1o. y 4o., premiados con arrastre lento. Pesos: 510, 538, 500, 494, 470 y 537 kilos. Arturo Macías: Dos orejas y dos orejas. José Mauricio: Oreja y dos orejas. Joselito Adame, que sustituía a Enrique Ponce: Ovación en su lote. Incidencias: Al final de la corrida Macías y José Mauricio compartieron la salida a hombros con el ganadero.






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina