Banners
Banners

Héctor Gutiérrez se impone en Pachuca       

Luego de contabilizar sendos trofeos a su espuerta el día de hoy

Vibrante ha sido la actuación de Héctor Gutiérrez, en lo que ha sido el cerrojazo de la Feria de Pachuca, al cortar dos orejas de peso, merced de su entrega, en tanto que Diego San Román no quiso quedarse atrás, con un Antonio Lomelín que fue un dechado de entrega, que a ambos les reconocieron sus actuaciones y que se fueron de vacío por las fallas con el acero.

Varios aficionados se preguntaron esta tarde, ¿ dónde quedó el público de la semana pasada?, sí, ese que había hecho un lleno y, pues, ahí es donde la respuesta es otra; pero bueno, quienes no llegaron, se perdieron de ver el pundonor de la terna de hoy.

De los toros de Claudio Huerta, con buenos antecedes en el pasado, en el tipo de su encaste, los de hoy, con edad y serios de cabeza, fueron casi una decepción, tuvieron poca bravura, que, además, la poca asistencia en los tendidos los abucheó en el arrastre; casi todos deslucidos y, acaso, se salvaron el sexto y el séptimo, que fue de regalo.

Héctor Gutiérrez ha tenido una solvente e importante actuación, alzándose como el máximo triunfador de esta tarde al cortar dos orejas. La primera fue a la que hizo segundo, un astado que era renuente en repetir las embestidas, con la cara arriba y que, cuando parecía que la faena estaba hecha, sus ganas de triunfo le hicieron que le exprimiera muletazos cuando ya no los había, y no sin antes haber hecho un quite vibrante por gaoneras, y que, de muleta, el escaso público le reconoció su entrega, de muletazos robados por ambos lados al animal, al que mató de estocada apenas caída, para cortar con fuerza una oreja.

Su segundo fue uno de los dos astados que tuvieron buen juego: franco, emotivo, repetidor y con clase, al que, tras torearlo bien a la verónica de salida, en la muleta le cuajó pases largos con la mano derecha, mientras que por el izquierdo no fue menos el toro, por lo que la gente se le entregó. Luego de dejar una estocada apenitas caída, cortó la oreja que le haría salir a hombros. Hubo palmas en el arrastre para el animal.

Antonio Lomelín estuvo esforzado, en torero, como se diría, toda la tarde. Su afición la demostró desde el primero de su lote, con todo y que no colaboró la res. Trató de consentirlo, porque el animal protestaba, llevaba la cara arriba y se guardaba las embestidas. El público estaba con él y si no hubiera pinchado, la salida al tercio se hubiera traducido quizá en una oreja.

Con su segundo tenía hecha la faena. El astado, de corta embestida, deslucido, con el que tuvo que cruzarse para ejecutar los muletazos y con el que estuvo firme, decidió regalar un séptimo, con el que se quedó muy quieto al torearlo con mandiles y verónicas de salida, y con la muleta dibujó pases con calidad, templados, que le fueron reconocidos con fuerza, pues fue el segundo toro que colaboró, con calidad y obediente, pero nuevamente no anduvo fino con el acero, hasta escuchar un aviso, pero se fue a la barrera tras una cálida ovación.

Por su parte, Diego San Román también estuvo a la altura de sus compañeros de terna, valiente y entregado, primero con un toro con poco celo, que protestaba entre pase y pase, y que le costaba repetir la embestida y le hizo un trasteo en el que la tónica fue el reposo.

Su segundo fue uno de los toros que tuvo calidad, que repitió con una embestida larga y que aprovechó bien el torero por lo que el público se lo reconoció, pero, no mató bien y se le fueron dos posibles trofeos, uno de cada toro, incluso escuchando un aviso, quedando en una sonora ovación.

Ficha
Pachuca, Hgo.- Plaza "Vicente Segura". Cuarta y última corrida de feria. Menos de un cuarto de entrada (unas 800 personas), en tarde despejada, soleada y fresca después de la lidia del 3o. Siete toros (7o como regalo), de Claudio Huerta, algunos de bonitas hechuras y en tipo, en general, justos de bravura y de poco juego, salvo el 6o (que repitió con emotividad), y 7o, que tuvo calidad. Pesos: 464, 450, 488, 478, 483, 456 y 480 kilos. Antonio Lomelín (azabache y oro): Ovación, palmas y palmas tras aviso. Héctor Gutiérrez (sangre de pichón y oro): Oreja y oreja. Diego San Román (canela y oro): Palmas y ovación tras aviso. Incidencias: tras el paseíllo, el aficionado pachuqueño y juez de plaza por varios años, Guillermo Valderrama Uribe, recibió un reconocimiento por parte de la afición y de la asociación civil Tauromaquia MX.






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina