Banners
Banners
altoromexico.com

"Soy ágil como un felino": El Pantera

Viernes, 26 May 2023    CDMX    Martín Banda | Foto: Archivo   
El novillero ecuatoriano quiere abrir más puertas en México
Ágil como un felino, recientemente irrumpió en la escena novilleril Juan Palacios "El Pantera", quien vino a México a cumplir su sueño de ser torero, y tras haber sorteado las vicisitudes de la vida en las capeas de su natal Ecuador, donde la actividad taurina ha ido escaseando desde que se perdió la Feria de Quito, que tenía una gran visibilidad internacional.

Nacido el 24 de septiembre de 1998, en un pueblito llamado Píllaro, vecino de Ambato, capital de la provincia de Tungurahua, a 2 mil 577 metros sobre el nivel del mar, Palacios busca sumarse a la nutrida lista de toreros ecuatorianos que han destacado en la profesión a través de la historia.

Se trata de un torero que causa admiración por su tez de color, pues no es frecuente encontrarnos en la actualidad en el mundo taurino con alguien de estas características étnicas, desde los tiempos del maestro venezolano José Nelo "Morenito de Maracay", y más atrás con Ricardo Chibanga, nacido en Mozambique, que fue el primer torero africano (de nacionalidad portuguesa) en la década de 1960 y uno de los más famosos en el mundo, principalmente en Portugal y España, que también vino a confirmar su alternativa en la Plaza México.

"Es algo que no es frecuente que la gente lo vea y creo que somos muy pocos toreros de color, de tez negra, creo yo soy el cuarto o quinto, no estoy muy seguro. Así que eso, de entrada, marca una diferencia que luego se tiene que justificar delante del toros, que nunca te mira el color de la piel", comentó.

Juan Palacios Bonilla, hijo de madre soltera, nació del primer compromiso de ella con su padre y posteriormente tuvo tres hermanos más, del segundo compromiso sentimental de su padre.

"Tengo una buena relación con ellos; conozco a mi padre, pero no conviví con él tanto tiempo, ya que volví a la casa de mi madre. Mis tíos eran toreros bufos. Crecí en un pueblo muy taurino, en el que se daban muchas capeas. En las capeas de pueblo ahí se mete cualquiera, pero sólo le das dos o tres capotazos a una vaca, caminándole de lado porque de frente ya están muy toreadas y es fácil que te echen mano. Ahí fue donde fui aprendiendo a torear poco a poco, y luego me hice recortador, y así me iban contratando de pueblo en pueblo en un proceso que disfruté mucho, Asistiendo a estas capeas, y viendo los toros por televisión desde la Plaza México, cuando tenía unos siete años de edad, fue llamándome la atención de ser torero, además de que vivía frente a una ganadería", comentó.

Luego conoció al ganadero y matador en retiro José Luis Cobo, quien fue el que lo envió a México al proyecto del CART, con el empresario y ganadero Pablo Moreno, para iniciar aquí su etapa de formación como novillero.

"Había estado solamente en unos cuatro tentaderos, que había salido de la tapia, y al llegar al CART me encontré con la sorpresa de que había novilleros con caballos que ya estaban con una trayectoria. Me eliminaron en la primera etapa, pero entonces le pedí apoyo al ganadero Pablo Moreno para que me dejara continuar en su ganadería trabajando y aprendiendo de los maestros. Me dijo que sí, y a los tres meses ya me estaba mandando a España, al CITAR. Estando allá pude torear en ocho clases prácticas y debutó sin caballos el 11 de septiembre del año pasado en Arles, Francia. Hasta el momento llevo ocho clases prácticas, dos novilladas sin caballos y seis con caballos en plazas de América, que han tenido lugar en Ecuador, Colombia, Perú y México. Aquí ya tuve oportunidad de torear en Moroleón y me fue muy bien".

Cuenta que su apodo de "El Pantera" se lo puso el propio ganadero mexicano, con quien vive en su casa, cerca de la plaza de toros, en donde entrena a diario.

"Al principio me parecía como broma, como de juego, pero ya después se me hizo normal que me dijeran Pantera. Me dicen así por mi color y aparte porque soy muy ágil, por eso me pusieron El Pantera. Y me gusta porque es un apodo que también me distingue y sé que la gente lo recordará con facilidad".

El domingo pasado, en el cortijo "Los Fernández", El Pantera salió triunfante y se echó al público a la bolsa, luego de haber ejecutado un inverosímil par de banderillas saltando por encima del novillo, una suerte de no fácil ejecución.

"Desde que llegué a México al par de banderillas lo bautizamos como ‘las panterinas’. No a todos los novillos se les puede hacer, ya que unos levantan la cabeza y te encuentran, y eso es muy peligroso. Pero el domingo pasado, el novillo de Torrecilla le di la ventaja de arrancarse primero y me esperó, aunque alcance a clavar el par y salí de la suerte sin tantos problemas. Si el novillo se arranca primero, hubiera sido diferente. Pero salió bien y a la gente le agrada, que es lo importante".

Juan es consciente que aún le falta mucho por aprender: "Tengo que trabajar mucho el inicio y el final del muletazo, pero ya estoy en ello".

El novillero dejó sin terminar los estudios de Preparatoria, pues solo llegó hasta tercero, pero quizá en un futuro retome los libros y siga estudiando una profesión como la de Veterinaria, que es otra de sus pasiones, ya que su trato con el ganado en las fincas le ha despertado ese otro interés.

"Por ahora me estoy ganado a pulso abrir puertas y torear lo más que se pueda en México; prepararme para próximamente ir a buscar el debut con caballos en España y Francia. Aún no pienso tomar la alternativa, es muy pronto, y quiero torear con caballos en España y afianzar la técnica y darme a conocer con más proyección".

De su madre recuerda siempre que lo encauzó por el buen camino, de no tomar algún vicio como el alcohol y dedicarse a su profesión.

"El toreo me ha cambiado mi manera de ser, tanto socialmente como en la familia, por andar siempre ‘en torero’. Fue un cambio radical que dio mi vida para bien, por eso estoy agradecido con la tauromaquia. También estoy agradecido con todo México por el apoyo que me están dando y que gracias a este país estoy cumpliendo mis sueños de poquito a poquito".

El Pantera está anunciado este sábado 27 de mayo en la plaza Jorge "El Ranchero" Aguilar de Tlaxcala, en el cuarto festejo del serial "Semillero de Ilusiones", donde compartirá cartel con César Pacheco, Alejandro Moreno y Daniel Navas, quienes lidiarán novillos de Caparica.


Noticias Relacionadas



Comparte la noticia