Los subalternos pierden unos 2 millones de euros

Como consecuencia de los festejos cancelados hasta ahora en Europa

Los miembros de las cuadrillas de toreros –formadas por picadores, banderilleros y mozos de espadas– han dejado de percibir en concepto de honorarios y derechos de imagen casi 2 millones de euros (alrededor de 52 millones 340 mil pesos) tras las suspensiones, por el coronavirus, de los 86 festejos previstos en España y Francia desde el 9 de marzo al 10 de mayo.

En una detallada noticia escrita por nuestro compañero Paco Aguado para la Agencia EFE, explica lo siguiente:

La cantidad exacta de sueldos que la masa laboral de la tauromaquia no ha podido ingresar en todos esos festejos –en los que se creaban mil 671 contrataciones– asciende a un total de un millón 663 005 euros (unos 17 millones 350 mil 840 pesos) según las tablas salariales que, por convenio nacional, fijan la cantidad a percibir en cada festejo por cada una de estas tres categorías profesionales.

Hay que señalar que a las cifras detalladas que marcan esas tablas, en las que se especifican los honorarios por actuación con matadores, novilleros o rejoneadores de distintas clasificaciones, así como la categoría de la plaza donde se lleven a cabo, se ha añadido la subida del 1.1% prevista para este año con respecto a los baremos de 2019.

Pero la suma de esos ingresos no percibidos roza los dos millones de euros -en concreto llega a un millón 890 523 euros (alrededor de 23 millones 304 mil 986 pesos)– al contabilizar también en el global la cantidad correspondiente a derechos de imagen que deberían haber recibido las cuadrillas que actuaran en los festejos de las ferias de Valencia y Sevilla, que iban a ser transmitidos por el canal de pago de la cadena de televisión Movistar Plus.

Teniendo en cuenta dichas cantidades de salarios no devengados en todos esos puestos de trabajo perdidos, estos profesionales han dejado también de aportar a la administración 713 mil 623 euros en concepto de cotizaciones a la Seguridad Social, cifra correspondiente al 43% de sus honorarios y cuyo pago corre a cargo, en distintos porcentajes, de la empresa contratante y del mismo trabajador.

Más concretamente, los sueldos que deberían haberse liquidado por las actuaciones de picadores, banderilleros, mozos de espadas, ayudas y sobresalientes de espada en ese periodo de dos meses hubiera ascendido a un total de un millón 121 417 euros (unos 3 millones 177 mil 482 pesos) en las 46 corridas de toros previstas, y de 241 mil 213 euros (alrededor de 6 millones 312 mil 544 pesos) en las 18 novilladas con y sin picadores.

A tales sumas hay que añadir también los 170 mil 375 euros (unos 4 millones 458 mil 713 pesos) que no se han podido pagar por las suspensiones de los siete festejos de rejones y de los ocho festivales anunciados en dicho espacio de tiempo comprendido entre el 9 de marzo y el 10 de mayo, en el que debería haberse celebrado aproximadamente el 12% de los festejos totales de la temporada.

En estas cifras no se han incluido los honorarios de matadores de toros, novilleros y rejoneadores, quienes, aunque con unos mínimos salariales fijados por festejo, se contratan libremente con las empresas, sin que trascienda públicamente la cantidad de los ingresos que llegan a percibir y que pueden ser de muy distinto nivel.

Del mismo modo, tampoco se ha contabilizado los ingresos de los trabajadores de otros campos que resultan imprescindibles para la celebración de festejos taurinos.

Se trata de taquilleros, porteros y acomodadores, chóferes de cuadrillas y transportistas, personal de oficina, mozos de cuadra, monosabios, areneros, veterinarios, carniceros o vendedores de almohadillas y refrescos, que llegarían en su conjunto a niveles similares a los de las cuadrillas.






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina