Banners
Banners

Tarde de detalles en Guadalajara        

El hidrocálido Hermosillo dejó algunos pasajes en este festejo

Nada para nadie fue la cosecha de la novillada de hoy en Guadalajara, a pesar que el destino puso un encierro con todo, para todos. A cada espada le obsequió, al menos, un ejemplar de triunfo grande. Para José María Hermosillo, la diosa fortuna se despachó con dos: el que abrió plaza de Cerro Viejo, y en menor cuantía el cuarto de la tarde. Para Jorge Salvatierra, con todo y moño fue el quinto, y al de la tierra, Alejandro Fernández, le correspondió en sexto lugar, un ejemplar de consagración.

Desde el anterior domingo, a leguas se miraba en los corrales, un encierro de muñecos. Y lo digo como un bien merecido halago. Si acaso el número. 80 de Cerro Viejo desentonaba por su falta de presencia; pero al resto brillaba por la finura en su tipo y sus hechuras. No mintieron, excepción hecha del antes mencionado. Destaco sobremanera a Fundador, sexto de la tanda, herrado con el número. 118. El equilibrio exacto, entre bravura, calidad, fijeza, trapío, y nobleza. 

Abrió plaza un ejemplar de Cerro Viejo que le correspondió a José María Hermosillo, con el que el aguascalentense demostró oficio al bregar con eficacia, para ya centrado en la tela lancearlo con buena expresión. Luego de la suerte de varas, un quite valiente por saltilleras, para ya en el tercio de muerte ejecutar por bajo los primeros compases del trasteo. Humilló el de don Alfonso Franco en amplio recorrido; pero al espigado torero se le hizo bolas el engrudo, y dejó escapar las buenas embestidas. Al final, los tendidos aplaudieron con fuerza al novillo.

Pero con el cuarto de la tarde, segundo de su lote recuperó las virtudes que había mostrado en tardes anteriores. Se apretó los machos y resolvió con cabeza torera, que se  acostaba duro por el lado izquierdo. Con la capa lanceó –como correspondía– únicamente por el lado derecho. Lo de mayor mérito fue con la muleta. 

Para abrir boca, toreo por bajo con la zarga en la diestra, que remató con cambio de mano a la zurda para sacar el engaño por debajo de la pala del pitón, y ligarlo con el de pecho. Enseguida muletazos mandones, largos y templados con la diestra rubricados con extensos de pecho. Fuertes aplausos y "Diana"  desde las alturas. Y cogió la muleta para torear por el difícil lado izquierdo. Con mucha inteligencia y temple enganchó al morito, para con sutileza abrirlo, evitar que se metiera, y, oh sorpresa, "Don Jorge", un bonito negro entrepelado, se fue hasta allá. 

Con el rodaje que ya tiene Hermosillo, por supuesto que aprovechó las condiciones que él mismo había ahormado, para cuajar lo mejor de la temporada, hasta el día de hoy. Con paciencia preparó al novillo para la muerte. Colocado en la suerte contraria, la parroquia guardó un impactante silencio, porque sabía que la faena merecería un par de apéndices, e hizo su parte. Pinchazo en la suerte natural, tres cuartos inútiles, y una entera bajita. La ovación al torero, y otra fuerte en el arrastre para el de Villa Carmela. No se puede pinchar un toro, por una faena de tanto mérito, y en una plaza como Guadalajara. A sacarse la espina, torero.

A Jorge Salvatierra en nada le aydó el segundo de la tarde, primero de su lote; pero el quinto, que hizo segundo para él, se le cuatrapearon las ideas. Había comenzado muy bien con la capichuela, y con la muleta abrió su actuación con sabroso toreo por naturales. Vino el molinete con la diestra, bien ligado a los derechazos ¿Y luego? Jorge se nos fue a pique. Muletazo por aquí, muletazo por allá, pero como mudito: sin decir nada. Rubricó por manoletinas, en un intento por repuntar su faena, pero el daño estaba hecho. Silencio con aviso.

Como tercer espada en el cartel estuvo el paisano Alejandro Fernández. Inició con muletacitos de tirón, para torear en el terreno de los medios al cerroviejeño, primero de su lote, pero el burel decidió amarrarse al piso. Mal con la tizona. Para cerrar el festejo, le llegó a Fernández el premio gordo, el novillo segundo para él en el sorteo puede ser el mejor de ésta y varias temporadas. 

Un ejemplar de excepción. Como lo mencioné líneas arriba, de consagración. Con trapío, sí, pero de finas hechuras. En los lances de inicio, se impresionó el tapatío con la catadura de "Buen Amigo", y no consiguió fijar las plantas en la arena. Vino un quite fallido por chicuelinas, pero cuando cogió la muleta, de inmediato se notó un cambio sustancial en su actitud. Dejó las dudas en el callejón, y fijó las plantas en la arena.

Con honradez fue se fue a los medios, sin alharacas ni posturas de mal gusto, para dar lo mejor de sí mismo. Eso que ni qué. Desgraciadamente no le alcanzó. Las muchas virtudes del villacarmelense rebasaron la gran disposición de Alejandro. Un aviso, para el espada, y gran ovación para "Fundador".

Para el domingo 30 de septiembre, la tercera novillada del serial "Soñadores de Goria", en la Nuevo Progreso. Anuncian en el cartel, un encierro de San Martín, para Mirafuentes de Anda, Jorge Rico y Francisco Martínez.

Ficha
Guadalajara, Jal.- Plaza "Nuevo Progreso". Ciclo "Soñadores de Gloria". Un cuarto de entrada. Dos novillos de Cerro Viejo (1o. y 3o.) y cuatro de Villa Carmela, bien presentados, de los que destacó el corrido en 6o. por su calidad. José María Hermosillo (sangre de toro y oro): Silencio tras aviso y ovación. Jorge Salvatierra (grana y oro): Silencio en su lote. Alejandro Fernández (azul rey y oro): Silencio en su lote. Incidencias: Gustavo Campos saludó una ovación por buenos pares de banderillas al 1o. Asimismo, Diego Bricio fue ovacionado en el 3o. También estuvo entonado con los palos el aspirante a banderillero Pablo Miramontes. Por otra parte, Francisco Preciado, jefe de los servicios médicos subió en dos ocasiones a los tendidos de sol, para atender sendas emergencias que incluso provocaron retrasos en la lidia. Los aficionados fueron atendidos y estabilizados en la misma plaza.






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina