Banners
Banners

El Capea y los Del Río: música y toros

Durante la edición 65 de los encuentros culturales de Cajasol

El maestro Pedro Gutiérrez Moya "Niño de la Capea" y el dúo musical Los del Río protagonizaron una nueva edición de los Mano a Mano de la Fundación Cajasol, en concreto la número 65 de estos encuentros culturales que se celebran en Sevilla desde 2007.

El recordatorio sirvió para poner en suerte la noche, hablando de las virtudes taurinas y humanas de Pedro Capea al que José Enrique Moreno definió como un auténtico orador del toreo. "Podríamos haber llamado a este encuentro el toro y la amistad", insistió el moderador para ubicar el verdadero nexo vital de los invitados.

También había que hablar del público, de recuerdos, del abanico inmenso de artistas con los que un día compartieron escenario, de referentes como los hermanos Reyes, los Toronjo. "Estábamos todos a 400 pesetas y soñando porque Pulpón nos pusiera en las mejores fiestas pero todos estábamos alrededor del mundo taurino, de Las Ventas al Wellington".

La cascada de recuerdos dio pie a hablar de esa convivencia entre toreros y artistas: "Íbamos a los mismos restaurantes, a los mismos hoteles, convivíamos mucho. Es muy difícil triunfar en ambos mundos y compartimos los mismos sueños", añadió Pedro.

En ese punto surgió la pregunta recurrente. ¿Se torea hoy mejor que nunca? "Se torea más bonito pero falta un poco de alma, de competencia, de ponerse de tú a tú", sentenció Pedro Gutiérrez sin poder disimular cierta nostalgia. Esa nostalgia se hizo extensiva a Los del Río. "Echo de menos el pellizco de antes, ahora todo es igual" argumentó Rafael.

Si en la evolución musical de Los del Río estuvo "La Macarena", en la historia taurina del Capea hubo dos toros providenciales, uno en México y otro, el célebre "Cumbreño" de Manolo González que le cambió la vida y le renovó el crédito ante la gente.

¿Qué decir de esa "Macarena"? "Estábamos en los tablaos de Madrid pero queríamos buscar alternativas nuevas; nos dimos cuenta que los tablaos iban bajando y las discotecas iban subiendo. De ahí llegó el boom de las sevillanas, formamos un taco tan tremendo", recordó Antonio poniendo el color a aquellos años que ya parecen tan lejanos.

La noche aún dio mucho más de sí, para recordar nombres, sitios, ciudades, salas, "boites", discotecas, tablaos… Lola Flores, Antonio el Bailarín, Beni de Cádiz, Manolo González… Capea también habló de sus sensaciones en Sevilla, de aquel toro de Salvador Domecq en el 87 que cambió la percepción del público de la Maestranza. También de la dura cornada del toro de Cebada Gago. Había llegado el final y Los del Río se arrancaron haciendo lo mejor que saben hacer: cantar. Y así concluyó una velada inolvidable en Sevilla.






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina