El nevado campo bravo español   

El fenómeno climático convive de cerca con el toro de lidia

Por si algo le faltara a la castigada fiesta a causa de la pandemia, ahora es La Filomena la que puso en jaque a los ganaderos del campo bravo español, cuyos horizontes se tiñeron de blanco desde la semana pasada a causa de la tormenta de nieve.

La densa capa que cubrió los pastizales dejó escondido el alimento de las camadas de astados que deambulan de un lado a otro, hundidas sus patas entre la nieve, situación a la que tampoco está acostumbrada esta especie.

Diferentes ganaderos han publicado en las redes sociales imágenes de los toros en la nieve, lo cual a simple vista resulta sorprendente observar el contraste del blanco de los campos nevados y el negro, en su mayoría, de los ejemplares que se mueven en solitario o en pequeños grupos.

Ya en días pasados observamos la alegría de niños y adultos jugar en la ciudad con bolas de nieve o simplemente caminar entre las calles y edificios, como Las Ventas, para tomarse la fotografía del recuerdo de esta insólita tormenta.







Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina