Banners
Banners

San Román mantiene su racha de triunfos        

Cortó dos orejas en Autlán ante una corrida exigente de José Julián

El encierro que José Julián Llaguno envió a la segunda corrida del carnaval Autlán, exigió que los de luces, que se pusieron enfrente, les mostraran el carnet que los acredita como matadores de toros con aptitudes para lidiar toros serios, bien armados y con comportamiento en algunos casos de bravura y otros con genio, en ningún caso con condiciones para florituras innecesarias, sí para estar firme y entregado. El público respondió manteniéndose interesado a un festejo donde no abundaron los premios pero sí las emociones. 

El triunfador de la tarde fue Diego San Román que salió en hombros al cortarle dos orejas a su segundo, se llamó "Clavijero" y fue un toro con barba de señor y cuernos de espanto al que desde el saludo capotero le vio condiciones y lanceó con verónicas a pies juntos. Ya en la muleta comenzó doblándose con él y luego basó su trasteo en quietud de zapatillas y juego de muñecas para envolver a su enemigo en los vuelos de la muleta y hacerlo girar en torno a él. 

El riesgo nunca desapareció, y San Román, es un torero que gestiona el miedo abriéndole la puerta, se enredó con el astado, puso su cuerpo como carnada y a cambio, el toro le regaló el fondo de bravura para expresarse sobre todo por derecha. Mató de un estoconazo y cortó las dos orejas. A "Clavijero" lo arrastraron lento. 

Con el primero de su lote también estuvo valiente, fue un toro de media embestida con el que se encunó en los pitones para sacarse las cornadas con solvencia técnica y conectar sinceramente con un público que lo llamó a saludar una ovación en el tercio, aún cuando las fallas con el acero impidieron que "Rebocero", doblara pronto. 

Arturo Gilio también tuvo una buena tarde, sobre todo con "Tequilero" el que cerró plaza, el torero estuvo firme ante un toro de cara muy seria, al que primero buscó dominar por los dos lados y cuando se sintió seguro, le corrió la mano, primero con la zurda y después tejió de nuevo muletazos con la derecha de una expresión que se aquilata por la clase de toro que tenía enfrente. 

La atmósfera fue bella, de esas que se aspira vivir con frecuencia: un toro poderoso, un torero que primero dominó, luego expresó y pudo conectar con un público que se entregó. El gozo, sin embargo, no pudo rubricarse con el triunfo completo porque no estuvo fino con el acero. Saludó en el tercio. En su primero fue silenciado. 

Arturo Saldívar escuchó silencio en sus dos toros y algunas palmas al despedirse. El primer espada tuvo sus mejores momentos con el que abrió plaza: "Pianista", que le regaló algunas embestidas para que Saldívar dibujara estampas de buen toreo con la mano derecha, y tres dosantinas lentas y bien ejecutadas, para abrochar una faena en que los fallos con el acero lo alejaron de los premios.

Ficha
Autlán de la Grana, Jal.- Plaza "Alberto Balderas". Segunda corrida de Carnaval. Tres cuartos de entrada, en tarde fresca, con algunas ráfagas de viento. Toros de José Julián Llaguno, bien presentados y de juego variado, de los que destacó el 5o., que recibió el premio del arrastre lento. Pesos: 545, 497, 540, 447, 501 y 505 kilos. Arturo Saldívar (celeste y oro): Silencio en su lote. Arturo Gilio (tabaco y oro): Silencio y ovación. Diego San Román (teja y oro): Ovación y dos orejas.






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina