Banners
Banners

El comentario de Juan Antonio de Labra  

"...hay que aguantar esta voltereta, y afrontar las circunstancias..."

La cuarta ola de la pandemia está generando un récord preocupante, y hace apenas un par de días México registró el mayor número de contagios de la historia de esta nefasta pesadilla, un hecho alarmante sin importar que la variante ómicron no genere un incremento notable de hospitalizaciones, y mucho menos de muertes.

Y aunque los distintos niveles de gobierno (léase federal, estatal o municipal), ya saben de qué estamos hablando, y también la población está más familiarizada con el problema que comenzó en marzo de 2020, lo cierto es que no debemos bajar la guardia y la obligación es actuar con responsabilidad, a reserva de contar ya con la doble dosis de vacunación o, inclusive, con el refuerzo de la misma en algunos casos.

Desde luego que el lamentable panorama ha venido a trastocar la sostenida reactivación que el sector taurino venía experimentando en meses pasados, siendo diciembre de 2021 uno de los más relevantes en cuanto a la celebración de festejos, desde que se había declarado el estado de alarma sanitaria.

La restricción más dura la ha hecho el estado de Jalisco, que ha obligado a cancelar las corridas de toros anunciadas en La Chona, El Grullo y Ayutla, respectivamente, a la espera de saber, de aquí el 12 de febrero, qué pasará con los Carnavales de Autlán y Jalostotitlán, dos ferias significativas e importantes del calendario mexicano.

Por otra parte, y sin tener todavía sus carteles anunciados, también se cayeron las corridas que se tenía pensado dar en la plaza "Nuevo Progreso" de Guadalajara, con motivo de la fundación de la ciudad y el aniversario 55 de la inauguración del coso, y la afición tapatía tendrá que esperar a que haya una mayor certeza para poder abrir nuevamente este coso tan emblemático.

Y aunque las empresas taurinas ya saben lidiar con esta situación, prueba de la experiencia anterior, tampoco pueden estar especulando a ver qué dicen las distintas autoridades, ya que en la planeación de un festejo taurino están implicadas muchas personas, y se requiere de un tiempo considerable y un proceso para llevar a buen puerto todos los planes que generan diversos gastos desde el principio

De cualquier manera, y visto lo visto, no deja de regresar la incertidumbre a la fiesta de los toros con esta situación, y tendremos que esperar por lo menos un par de semanas para tener un conocimiento más realista del rumbo que seguirá la evolución de los contagios, para saber qué pasará con los festejos que ya están anunciados en distintas plazas del país en el mes de febrero.

Por lo pronto, hay que aguantar esta voltereta, y afrontar las circunstancias con idéntica entereza, plantándole cara a la adversidad como los buenos toreros, y seguir con la mentalidad de evitar contagiarnos y contagiar a otras personas que están a nuestro alrededor. Porque sin salud no hay nada. Así que, a cuidarse, pero sin miedo, sin temor desmedido, y siempre con la ilusión puesta en el futuro.






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina