Anima a la empresa de Sevilla a dar toros

La Junta ratifica su compromiso con la Fiesta pero exige cumplir ley

La presión mediática y social en contra de la Junta de Andalucía, ha obligado al consejero de la presidencia, Elías Bendodo, a ratificar el compromiso que este organismo de gobierno tiene hacia la tauromaquia, y de paso anima a los empresarios a dar toros... pero cumpliendo la ley.

Durante una conferencia de prensa que tuvo lugar ayer, Bendodo explicó, punto por punto, que se han reducido las tasas administrativas asociadas a la celebración de espectáculos para incentivar a los empresarios taurinos a dar toros; han reconocido la labor de las escuelas taurinas y han aumentado la partida presupuestaria a 230 mil euros (unos 5 millones 520 mil pesos); apoyan a la Fundación El Toro de Lidia con una aportación de 172 mil 500 euros (4 millones 140 mil pesos), y fomentan la transmisión de espectáculos taurinos a través de la televisión pública.

Por tanto, según afirmó de forma categórica, la Junta de Andalucía no está en contra de que haya toros en Sevilla, sólo que insisten en hacer cumplir el protocolo sanitario cuyo punto más inflexible es el de mantener la llamada "sana distancia" de un metro y medio entre cada uno de los espectadores, que forma parte de las medidas establecidas para el Nivel 2 Sanitario, publicadas desde el 20 de octubre del años anterior.

Esto significa que en vez del 50 por ciento del foro que pretende la empresa Pagés por corrida (unos 5 mil aficionados) sería, aproximadamente, de tan solo unos mil 300 (el 13 por ciento del total del aforo, que es de 10 mil 500 localidades). Pero con esta cantidad de gente en los tendidos de la Maestranza dice Ramón Valencia que no le salen las cuentas, si se considera el elevado costo de operación del coso, así como el realce de las figuras contratadas para los festejos anunciados en las próximas semanas de abril y mayo.

Por otra parte, el secretario general del Interior y Espectáculos Públicos de la Junta de Andalucía, Miguel Briones, en la reciente presentación de un libro titulado "Maestranza 2020", comentó que él no será quien diga cómo y cuándo se deben dar toros en Sevilla, pero está convencido de que más adelante se podrán dar con las pretensiones de la empresa.

Además, dijo que la situación sanitaria todavía se encuentra en una etapa crítica y la obligación es actuar con la máxima responsabilidad, según los índices de contagios que se han estado registrando. Y no desaprovechó el foro para comentar que Andalucía es una de las comunidades autónomas donde más festejos taurinos se han programado a lo largo de la pandemia, como recientemente ocurrió en Ubrique (con dos corridas), Jaén y Morón de la Frontera.

Así que mientras los políticos andaluces cierran filas y argumentan públicamente con razonamientos jurídicos y dejan entrever que no darán su brazo a torcer, ahora el balón está en la cancha de Ramón Valencia, que tendrá la última palaba; es decir, reducir sus pretensiones de aforo a lo que marca la ley, o no dar los festejos que anunció en días pasados.






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina