Efemérides: Una década del milagro  

El 7 de enero de 2007 tuvo lugar la gran tarde de El Pana

Hace justamente una década cuando Rodolfo Rodríguez "El Pana" iba a despedirse en una corrida que más bien parecía una dádiva por parte de la empresa de la Plaza México y el torero de Apizaco, fallecido el año pasado, bordó una tarde de ensueño que, lejos de ser un adiós, se convirtió en una resurrección.

Aquel día en La México, El Pana le confirmó la alternativa al catalán Serafín Marín, con el testimonio de Rafael Rivera, el hijo de Curro. Sin embargo, esto solamente quedará en la estadística de un festejo marcado por el embrujo de un bohemio que vistió de rosa y plata con remates negros.

Una gran cantidad de detalles regaló El Pana a lo largo de la tarde, desde el paseíllo hasta la salida en hombros. Pero no todo fueron destellos dado que el Brujo de Apizaco bordó dos faenas completas, toreando bien y bonito para desparramar un arte tan profundo que, irremediablemente, hizo que las lágrimas aparecieran en los ojos de muchos aficionados.

Aquel fue el triunfo de los desamparados; de los toreros olvidados por las empresas; de los que padecen humillaciones que nunca les hacen perder la fe, ni olvidar su verdadera vocación.

Diez años después todavía se sigue hablando de la faena a "Rey Mago", de Garfias, un ejemplar que, por su gran calidad, fue un verdadero regalo de Reyes para el torero que, en un punto cumbre del trasteo, se sublimó para dibujar un trincherazo que ha quedado grabado para siempre, muletazo en el que se vació por completo e hizo estallar a los tendidos.

Y si no cortó las orejas fue por estar errático con el acero, como le ha ocurrido tantas veces durante su trayectoria. "Rey Mago" se fue con los apéndices al destazadero, pero El Pana conquistó el corazón del público y fue largamente ovacionado en dos aclamadas vueltas al ruedo.

"Conquistador" se llamó su segundo, al que le colocó un inverosímil par de calafia que desató el delirio una vez más. Y si bien es cierto que esta faena no tuvo la misma consistencia, contó con idéntica inspiración, magia que no despareció sino que cobró nueva entidad para mantener de pie a los espectadores.

Tras ponerle punto final a la obra de arte, las dos orejas fueron a parar a su espuerta y una salida en volandas tan emotiva como sublime, una tarde de toros que volvió a la vida a este personaje de leyenda que descartó entonces retirarse de los ruedos.

Y así, con más de medio siglo de vida a cuestas, le llegaron los contratos que nunca había tenido. Después de esa tarde, fueron más de 30 corridas las que toreó en 2007 a lo largo y ancho de nuestra geografía, sorprendiendo a propios y extraños.

El Pana vino a dar un nuevo aire a nuestra Fiesta brava e hizo que, tras la tarde del 7 de enero, voltearan a los toros varios sectores sociales que son ajenos a la tauromaquia. Y ese éxtasis de aquella "despedida" seguirá rondando en el ambiente a lo largo del tiempo, pues cuando un torero deja huella, ésta no desaparece jamás.

Ofrecemos el video de la faena de El Pana a "Rey Mago", aquel 7 de enero de 2007, con la narración original de Heriberto Murrieta, Mauricio Locken y Carlos Yarza, imágenes cortesía de Unicable.

Banners




Compartir noticia


Banners

altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina