"A tomarlo con filosofía": José Mauricio

El capitalino comenta su experiencia previa a su tercera intervención

Por tercera ocasión, en una semana, el matador de toros capitalino José Mauricio ingresará hoy al quirófano con el fin de retirarle tejido necrosado de la región tibial –espinilla– de la pierna derecha, luego de haber sido intervenido en el Hospital Country 2000 de Guadalajara, el pasado lunes 2 de marzo.

Lo que parecía una intervención simple, se ha complicado, ya que el procedimiento que se le realizó en Guadalajara no dio el resultado esperado.

Vía telefónica a su habitación de "La Bene", la clínica en San Luis Potosí, donde radica,  y a la que ingresó el pasado viernes 6 de marzo, José Mauricio relata lo ocurrido en la última semana.

"Me operaron en Guadalajara, hicieron un procedimiento raro ya que me cerraron el músculo, una membrana y la piel y me pusieron un vendaje apretado y se empezó a inflamar la pierna y no tuvo para donde hacerse. Con eso me dio una cosa que se llama Síndrome compartamental y eso empezó a necrosar el músculo, a no irrigar sangre al pie, se empezó a infectar la herida y me tapó todos los vasos de la pierna".

El miércoles 5 había sido dado de alta del nosocomio tapatío donde fue intervenido originalmente de una hernia facio muscular con extensión de 10 centímetros, de la que el cuerpo médico decidió realizar una reparación quirúrgica mediante el cierre de la facia del músculo tibial anterior, con aproximadamente 10 centímetros longitudinales y 3 mediales.
 
"Llegué a San Luis con muchísimo dolor, me quitaron los puntos, liberaron el músculo, se alcanzó a salvar el pie, se irrigó otra vez la sangre a los dedos, pero sí me lastimó un poco el musculo. Se inflamó y están esperando que se desinflamara, que se delimitara el tejido necrosado y mañana martes van a quita el tejido necrosado y van a ver si pueden cerrarlo. Si pueden cerrarlo estamos del otro lado; ya la hicimos, pero hasta mañana sabremos", dijo el matador quien es atendido por el doctor Jesús Alfonzo Gaviño, con el apoyo de Héctor Guerra Malacara, jefe de los servicios médicos de la plaza "Fermín Rivera", de San Luis Potosí.
 
José Mauricio ingresó al hospital de Guadalajara tras haber sufrido un percance en la corrida del 1 de marzo, cuando el séptimo toro de la tarde lo desarmó y al correr tropezó y se pegó en el estribo, ocasionándose algunos golpes.
 
"Ésta era una cornada que tenía cerrada y aproveché lo de Guadalajara porque iba a estar en observación y en reposo durante 15 días, porque me resentí de las costillas, de las cervicales, del hombro y de las muñecas, y como estaría en reposo decidí operarme, pensando que sería algo sencillo y pues, me operé y pasó lo que pasó…".
 
El matador no quiere echar culpas al cuerpo médico de Guadalajara, pero agradece que se atendió a tiempo para recuperarse en San Luis el viernes pasado por segunda ocasión.
 
"Hasta al mejor cazador se le va la liebre, son cosas que pasan. Sé que no lo hicieron por mala intención, pero sí creo que sabían que podía haber estas consecuencias o no, pero ya las hubo y ya ni modo. Al final todo viene y todo pasa por algo, hay que tomarlo con filosofía. Y que sirva para mejorar y que sepamos que todo lo que estamos viendo es para nuestro provecho y llegar a cada corrida que tenemos con más ilusión, con más entrega y con muchas más ganas de salir a disfrutar lo que hacemos, porque es lo más bonito que hay en el mundo.

"Y también pesar que cada paso que demos en esto, en la vida y cada día, lo disfrutemos cada vez más porque no sabemos que, por una tontería, cuánto tiempo vas a estar a en una cama. Esto me está llevando a otro nivel de disfrutar mi vida y entender las cosas y me va a servir muchísimo", agregó.

José Mauricio espera reaparecer en Tijuana, el domingo 29 de marzo, donde está anunciado al lado de Pablo Hermoso de Mendoza y Diego Silveti, para lidiar un encierro de Marrón.

Noticias Relacionadas










Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina