Devasta pandemia novilladas en España

Sólo se van a celebrar un tres por ciento, con respecto del año pasado

Cada temporada, el mes de septiembre es esperado por los novilleros con mucha ilusión, pues en esta etapa del año la actividad taurina de España se nutre de varios certámenes de novilladas, que sirven para proyectar a los toreros más destacados del escalafón menor.

Uno de los novilleros más afectados es el mexicano Diego San Román (foto), que este año iba a ser el de su lanzamiento definitivo, y sólo pudo torear la novillada de la Feria de Olivenza, el pasado 6 de marzo. Posteriormente, se contagió de coronavirus y tuvo que regresar a México para mantenerse aislado.

De acuerdo con una relación hecha por la Agencia EFE, la pandemia provocada por el Covid-19 ha perjudicado a los novilleros de una manera devastadora, pues hasta el momento, y a expensas de algún anuncio de última hora, en este mes de septiembre sólo se prevé la celebración de dos novilladas en las plazas de Antequera y Úbeda, y ambas pertenecientes al certamen organizado por la Junta de Andalucía y la Fundación del Toro de Lidia.

Ese escueto y casi simbólico par de novilladas picadas, contratasta con las 108 celebradas en ruedos españoles la pasada temporada durante un mes que concentra casi la mitad de todas las que tienen lugar a lo largo de cada año, y e las que la mayoría de los novilleros se juegan su futuro hacia la consolidación que los lleva a la alternativa.

Tan radical descenso viene motivado por la suspensión de certámenes de noveles tan importantes como los de Arnedo (La Rioja), Arganda del Rey (Madrid) y Algemesí (Valencia), donde se ponen en liza prestigiosos trofeos que ayudan a lanzar las carreras de los ganadores.

Pero además de este trío de ferias de novilladas, durante el mes de septiembre tienen lugar otro un buen número de ellas en la sierra de Madrid -comunidad donde el gobierno autonómico acaba de prohibir expresamente los festejos taurinos- o en plazas como las de Villaseca de la Sagra (Toledo), Calasparra (Murcia), Peralta (Navarra) y Ampuero (Cantabria).

Aparte de estas dos únicas novilladas que están anunciadas en septiembre, en el resto de la reducida temporada taurina de 2020 nada más se han celebrado en España otras seis novilladas, una de las cuales, la de Olivenza en los primeros días del mes de marzo, tuvo lugar antes de la declaración del estado de alarma. Las otras cinco, verificadas a partir de finales de julio, se han celebrado en tres plazas de Castilla-La Mancha (Toledo, Torrijos y Añover de Tajo) y dos en Andalucía (en Aracena y Sanlúcar de Barrameda), incluidas estas en el ya citado certamen.

A falta de las dos o tres que aún podrían llegar a anunciarse hasta finales de octubre, las novilladas con picadores se reducirán esta temporada en torno a un 97 por ciento con respecto a las 238 celebradas en España durante en 2019, lo que sin duda representa un duro golpe a los que empiezan en la profesión. Ese descenso ha sido algo menor en Francia, donde las dos ya celebradas y las cuatro previstas para septiembre y octubre suponen un 80 por ciento menos que las 32 que se celebraron en plazas galas durante la pasada temporada.

Menos perjudicado, en cambio, ha sido este año el sector de las novilladas sin picadores, en las que se lidian novillos de dos años, ya que, sin apenas público, se han podido celebrar varios certámenes gracias al patrocinio de distintas instituciones públicas y a la transmisión de varias televisiones autonómicas y locales, en plazas de Castilla-La Mancha, Andalucía, Extremadura y Castilla y León, informa EFE.

Noticias Relacionadas









Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina