Banners
Banners

Arturo Gilio, entre sueños e inspiración  

El lagunero comparte algunas de sus motivaciones en el toreo

Arturo Gilio Quintero es hijo del matador del mismo nombre nació el 6 de marzo, y al igual que su padre, en Torreón, Coahuila, enclavada en la región nombrada como La Laguna. Fue en el 2000, el año que inauguró el siglo XXI. Le comentamos al torero que su tierra no se caracteriza, por ser cuna de toreros.

“Efectivamente, pero hubo dos que destacaron muy fuerte: Valente Arellano, y mi padre. Aunque para tener afición, y perseguir el sueño de ser figura del toreo, no se necesita quizá que haya mucha gente. En mi caso fue mi papá quien me transmitió la afición. Desde muy chico, yo iba a la plaza de Torreón, a la ganadería de la familia, en ocasiones viajaba con él a tentaderos, y eso lo combinaba con mis estudios escolares. Aunque al principio fue un tanto como un juego, poco a poco fui enamorándome de la profesión"

¿Cuándo comenzaste a entender, de qué se trataba?

Cuando tenía, aproximadamente, trece años o catorce años comencé a ensayar. Ahí me di cuenta del compromiso que estaba adquiriendo.

Dicen que el sueño de convertirse en figura del toreo es capaz de minimizar cualquier sacrificio

Hay mucho de cierto. Pero sí hay momentos en que se echan de menos muchas cosas. En mi caso, el hecho de alejarme de mi familia (cuando me fui a vivir a España) fue un paso trascendental, aunque me ha permitido madurar como ser humano. Estoy convencido que, antes de ser torero hay que ser un hombre de bien, y en eso admiro mucho a mi padre.

¿Cuál torero, en activo o no, te inspira?

Son varios. Los maestros Paco Ojeda, José Tomás. Admiro mucho a Andrés Roca Rey, con quien me identifico mucho, porque fue capaz de dejar su país, para ir por su sueño. He tenido el gusto de tratarlo. Es, además, un gran ser humano. Trato de aprender de ellos.

¿Tendrás novia?

Nunca he tenido novia. No sé nada de ese tema; en este momento hay tres mujeres en mi mente. Mi madre, quien ha sido fundamental en mi carrera y el apoyo de mis dos hermanas. Ya vendrá el momento para otra cosa, aunque cuando sea tendrá que ser una mujer con quien me sienta pleno, motivado, que haya respeto, que nos sintamos felices con nosotros mismos.

¿Cuál sería, en su oportunidad, la plaza y el cartel de tu alternativa? Es el momento de soñar

Bueno, pues si se vale soñar, pues soñaría en la Plaza México, o en Las Arenas de Nimes. Mi padrino, José Tomás, y el testigo de mi alternativa, Andrés Roca Rey. Usted dijo, que se vale soñar.






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina