El comentario de Juan Antonio de Labra  

"...Y mientras las horas transcurren con más lentitud que..."

El encierro, y no me refiero precisamente al encierro taurino, es un toro difícil de lidiar, sobre todo para aquellas personas que están acostumbradas a salir a diario de casa, ya sea para acudir a su lugar de trabajo, a entretenerse o socializar.

Al margen de que debemos comprometernos a adoptar las medidas necesarias para evitar que la pandemia del coronavirus se expanda, estos días sin el ajetreo de las labores cotidianas nos permiten retomar ciertas actividades que habíamos depositado en el cajón del olvido.

Rodeado de libros, papeles, fotografías, y demás pequeños "tesoros" de mi archivo, me resulta agradable ocuparme en otro asunto, una vez que finalizan las labores cotidianas del trabajo periodístico, pues aquí, salvo por la ausencia de las coberturas puntuales de determinados festejos, la producción de noticias nunca se detiene por completo. Si acaso, sólo se ralentiza un poco, como ha sucedido en estas últimas semanas.

Además, ya habíamos vivido la experiencia previa de 2009, cuando nos sorprendió la influenza y se dio una situación un tanto similar, aunque quizá sin las graves consecuencias que este nuevo virus está generando en la economía de todo mundo, incluida la del frágil sector taurino.

Si es verdad que los daños económicos serán menores para la Fiesta de México, a diferencia de lo que ocurrirá en Europa, donde está previsto la pérdida de más de 700 millones de euros, no deja de ser preocupante la forma en que la temporada taurina mexicana será reconfigurada una vez que el problema sea superado.

Entretanto, aquí estamos atentos, releyendo proyectos que no cuajaron; revisando temas para futuros artículos; ordenando el archivo fotográfico, o estudiando pasajes de diversos libros, tanto de toros como de otras materias.

Y mientras las horas transcurren con más lentitud que de costumbre, nos alienta saber que muchos aficionados están compartiendo videos taurinos, enlaces de artículos interesantes, o hasta empleando su ingenio en la forma de matar el tiempo con mayor eficacia, más aún aquellos que, por el giro de sus labores, no han podido dar continuidad a su trabajo desde su casa.

Nadie ha dicho que matar el tiempo sea sencillo o tenga poca gracia, como sí la tienen, y mucha, los diversos memes de talante taurino, la inmensa mayoría jocosos, ocurrentes o divertidos, que la gente está enviando a través de las redes sociales.

Así que no todo tiene que ser frustración y desencanto. No debemos perder la esperanza de que la tauromaquia volverá a florecer en el verano.






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina