"Vaya toro que me tocó lidiar": Granados

Se encuentra hospitalizado y lidiando al complicado coronavirus

Gustavo Granados Corzo, gran aficionado hidrocálido que ha desempeñado diversos cargos públicos, se encuentra hospitalizado como consecuencia del coronavirus, y en el siguiente texto que nos ha compartido comenta su sentir, en lenguaje taurino, así como el proceso que ha tenido que llevar en estos momentos difíciles.

"Vaya toro que me tocó lidiar. Hay tardes grises y tardes de sol, pero esta plaza se quedó sola poco a poco, salió el bicho haciendo extraños, rematando por alto con violencia. Al principio le salí con arrestos, pero quizá sin darle la importancia correcta. Pensé que iba de tontorrón, y a la segunda de cambio me prendió de los tobillos y me dio una voltereta tremenda: vomitos, fiebre y escalofríos, y me dejó sin ganas de volver a salirle.

Al final, aunque con poca fuerza, salí a algunos muletazos de tanteo con más carácter y concentración, pensando en la familia y en cuantas veces habría que luchar más, y cómo tantos y tantos han dejado su sangre y han sobrevivido.

Desgraciadamente, cuando creí que ya le había podido me volvió a echar mano: neumonía, flemas con sangre, tos que no me permitía respirar y, sin embargo, me volví a encomendar a la Virgen de la Macarena. Ella era lo único que tenía a mi lado. Estaba representada en una estampita de hace 10 días que había guardado al salir de la misa que escuché en su iglesia de Sevilla. Así que he decidido apretarme los machos y salir a darle cara de nuevo a este marrajo.

La plaza está sola y mi familia lejos, pero su recuerdo permanece en mi corazón, y yo estoy aquí dando el pecho y por derecho. Será la tarde de mi vida y no volveré a valorar nada igual. Todo momento es un regalo de Dios y quiero volver a ver el campo.

En la cama del hospital he pensado en "Navegante" y en José Tomás, por más duro que fue, el carácter del hombre triunfó. Ahora estoy afilando el acero me preparo para tirarme a matar al bicho, jodido, mirón, tobillero y con mucho sentido.

Pero no pienso dejármelo vivo. Lo voy a reventar y le voy a ganar la partida, porque el sol sale para todos y las plazas se va a volver a llenar, solo hay que torear en casa, ahora prepararnos de salón, meciendo las muñecas y acompañando con suavidad la cintura y el pecho, porque siempre vendrán tiempos mejores. Me falta poco, a ustedes quizá les falta mucho. Toda esta situación me recuerda a una frase que Pancho Villa usaba para animar a sus tropas: "Ánimo, cabrones, qué más adelante está más feo".

Que Dios los bendiga. Cuiden a su familia. Yo hoy no puedo, pero mañana volveremos a estar todos juntos en la plaza".






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina