Tauromaquia: Piedras Negras en La México

Un detallado recuento histórico de la divisa tlaxcalteca

Durante siglos, los llanos tlaxcaltecas han estado poblados por abundante torada, muchas reses de origen criollo paulatinamente sustituidas por importaciones del campo bravo español. Las identificadas con el hierro de Piedras Negras, una "L" y una "G" (de Lubín González), tienen si origen en un hato de vacas de procedencia San Cristóbal La Trampa que José María González Muñoz adquirió en 1874 para su hacienda de San Mateo Huiscolotepec (dato del libro "La Legendaria Hacienda de Piedras Negras: su gente y sus toros". Autor: Carlos Hernández González, p. 49).

Con ellas arranca la evolución de esta prócer ganadería y el progresivo refinamiento de su sangre fundacional hasta que la divisa rojo y negro se convirtió en la madre de las ganaderías tlaxcaltecas. Su cartel en la Ciudad de México data del 30 de octubre de 1887, sin olvidar que el antecedente inmediato de Piedras Negras fue Tepeyahualco, la vacada regional que gozaba del mayor prestigio al alborear el siglo XX.

Cruzas con sementales españoles de Anastasio Martín, Benjumea, Murube, Ibarra e incluso Miura. figuran en los libros de Piedras Negras antes del arribo de "Tinajito" y "Tabaquero", dos sementales del marqués de Saltillo destinados a marcar los futuros derroteros de la ganadería; "Fantasío", hijo del "Tabaquero" y la vaca "Fantasía", es considerado la pieza clave que fijó, hacia 1907, los genes de bravura encastada definitorios del típico toro de Piedras Negras durante la época de oro del toreo en México. Pero además, el campo bravo tlaxcalteca se iba a inundar de sangre piedreña gracias al constante intercambio de sementales llevado a cabo durante el primer cuarto del siglo XX entre los ganaderos de la región, ligados casi todos por diversos grados de parentesco.

En La México

Si bien el encumbramiento de Piedras Negras tuvo por escenario privilegiado El Toreo de la Condesa –al frente Lubín, Wiliulfo y Romárico González, sucesivamente–, han sido 29 los encierros con divisa rojo y negro que hollaron la arena de la Plaza México antes del indulto del cárdeno claro "Siglo y Medio", que vino a confirmar, este 5 de enero, que la célebre ganadería tlaxcalteca podría ser punta de lanza en la recuperación de la bravura de que tan urgida está la Fiesta en nuestro país.

En total, y desde que el 15 de diciembre de 1946 Fermín Espinosa inmortalizó al cárdeno "Nacarillo", Piedras Negras ha lidiado en el coso de Insurgentes 29 corridas completas que, sumados numerosos toros sueltos, totalizan los 194 bureles allí lidiados, a los cuales se les cortaron 39 orejas y ocho rabos; cuatro fueron premiados con la vuelta al ruedo, seis con arrastre lento y sólo tres devueltos al corral por mansedumbre o carencia de trapío. Por otro lado, la Plaza México ha sido escenario de seis percances de mayor o menor gravedad causados a matadores por astados con la divisa rojinegra. Y esto referido únicamente a corridas de toros, pues hay que señalar que Piedras Negras tuvo también una época de engalanar con su nombre los mejores carteles novilleriles del verano.

Toros premiados

Cuatreños o cinqueños homenajeados con la vuelta al anillo fueron "Bandido" (para Antonio Velázquez, 06-02-49), "Vajillero" (Guillermo Carvajal, 13-02-55), "Trapero" (para el rejoneador jerezano Álvaro Domecq Romero, 02-02-64) y "Soy de Seda" (Curro Rivera, 20-04-69). Y se hicieron acreedores al arrastre lento "Pasajero" (Jaime Bolaños, 13-03-55), "Talismán" (Joselito Huerta, 22-01-56), "Dancero" y "Recluta" (Litri y Manuel Capetillo, 03-02-57), "Pajarito" (Lorenzo Garza, 05-04-59), otro "Talismán" (Huerta, 05-06-60), "Juan sin Miedo" (Jorge Aguilar, 02-04-61), "Morralito" (Emilio Rodríguez, 02-02-64) y "Fundador" (Álvaro Domecq, 16-02-64).

Capítulo aparte merece "Siglo y Medio" (Gerardo Rivera, 05-01-2020), por más que su indulto ofrezca reparos técnicos que habría que considerar.

Triunfos y faenas inolvidables

Les cortaron el rabo a dos de nombre "Talismán", ambos de arrastre lento (Joselito Huerta, 22-01-56 y 05-06-60), así como a "Nacarillo" (Fermín Espinosa, 15-12-46), "Amapolo" (Antonio Velázquez, 28-12-47), "Bandido" (Antonio Velázquez, 06-02-49), "Mercillero" (Rafael Rodríguez, 14-03-54), "Ratero" (Julio Aparicio, misma fecha y corrida) y "Soy de Seda" (Curro Rivera, 20-04-69); y las dos orejas a "Guerrita" (Juan Silveti, 15-04-56), "Recluta" (Manuel Capetillo 03-02-57), "Caminante" (Rafael Rodríguez, 05-06-60), "Billetero" (también Rafael, 2-06-60), "Trapero" (Álvaro Domecq, 02-02-64) y "Abejorro" (Mauro Liceaga, 20-04-69).

Imposible olvidar otras faenas grandes que, por una u otra razón, no alcanzaron más galardón que la oreja, como las de Miguel Báez "Litri" a "Dancero" (03-02-57), Manolo Espinosa "Armillita" a "Alamar" (20-04-69) y, sobre todo, Mariano Ramos al fiero y agresivo "Timbalero" (21-03-82).

Los piedreños causantes de percances fueron "Italiano" (Jesús Córdoba, 06-02-49), "Vajillero" y "Pasajero" (Guillermo Carvajal y Jaime Bolaños, respectivamente, 13-02-55), "Plateado" (Luis Procuna, 05-06-60), "Buen Vecino" (Miguel Mateo "Miguelín", 02-02-64) y "Caporal" (Antonio Romero, 19-03-2017).

Tardes redondas

Al margen de toros célebres, faenas notables y éxitos individuales, merecen destacarse encierros tan igualados en clase y bravura que propiciaron tardes inolvidables y triunfos colectivos de gran resonancia. Destacamos las siguientes:

1) 14-03-54. Rafael Rodríguez desoreja al abreplaza "Rondero" y le tumba el rabo a "Mercillero", en tanto el madrileño Julio Aparicio hace lo propio con "Ratero"; sólo se fue en blanco Jorge "El Ranchero" Aguilar, el torero de la casa.

2) 13-02-55. Los diestros se ven constantemente desbordados por el encastado encierro tlaxcalteca, causante de sendas cornadas a Guillermo Carvajal ("Vajillero") y Jaime Bolaños ("Pasajero"), astados de vuelta y arrastre lento respectivamente, con Rafael Rodríguez y Manuel del Pozo "Rayito" completando un cartel de cuatro espadas.

3) 22-01-56. César Girón obsequia y desoreja a "Comodito", salvando su mano a mano con José Huerta, que había paseado el rabo de "Talismán".

4) 03.02.57. Gran faena de Manuel Capetillo a "Recluta" –dos orejas– y reivindicación de Litri ante el público de la México, aunque su faenón al estupendo "Dancero", tras un pinchazo, sólo alcanzara el premio de la oreja; muy bueno también fue el cierraplaza "Guardabosque", con el que no encontró pleno acomodo Jorge Aguilar.

5) 05-06-60. Luis Procuna, en afán de superar una racha infausta, se entrega sin medida a la picosa bravura de "Plateado" y cae herido de gravedad; faenones de Rafael Rodríguez ("Caminante", dos orejas) y Joselito Huerta (segundo "Talismán" y otro rabo a su cuenta).

6) 02-02-64. Dos ejemplares de antología para un cartel modesto, integrado por el rejoneador Álvaro Domecq hijo, que arma un alboroto monumental a favor de la infatigable alegría de "Trapero" –toro de vuelta al ruedo–, el gaditano Miguel Mateo "Miguelín" (herido en la axila por "Buen Vecino"), el confirmante portugués José Julio y Emilio Rodríguez, hijo del famoso puntillero del mismo nombre: tuvo en sus manos el triunfo con "Morralito", un toro de ensueño, y lo dejó ir.

7) 20-04-69. Gran encierro para el Estoque de Oro disputado por Joaquín Bernadó, Jaime Rangel, Mauro Liceaga (dos orejas de "Abejorro"), Manolo Espinosa (un apéndice de "Alamar"), Eloy Cavazos y Curro Rivera, que se topa con "Soy de Seda", un cárdeno nevado de vuelta al ruedo, le corta el rabo y obtiene el trofeo.

8) 11-01-81. Inauguración de temporada. Volvía Piedras Negras luego de once años sin lidiar en La México, un encierro con trapío, poder y clase y una oreja para cada espada: Curro Rivera se la cortó a "Rondinero", Mariano Ramos a "Don Fulano" –la faena de la tarde– y el debutante sevillano Pepe Luis Vargas a "Estanciero", con el que confirmó su alternativa y al que estoqueó de manera ejemplar.

De la gloria al olvido

La ausencia de tardes de semejante nivel en los últimos 38 años se debe sin duda a que las corridas de Piedras Negras lidiadas en la capital se concentran en los primeros 25 años de vida del coso de Insurgentes (22 encierros del total de 29). Entre otros motivos por altibajos lógicos en cualquier ganadería, pero también porque las figuras y sus apoderados dieron en exigir encierros de la otra rama del marqués de Saltillo que floreció en el campo bravo mexicano: la que procedía de San Mateo.

Sin embargo, lo visto el domingo último parece indicar que, por encima de altibajos e imposiciones de los ases, la prevalencia del post toro de lidia mexicano ha conspirado contra Piedras Negras y otras vacadas que podrían contribuir –unas y otras, antiguas y modernas, siempre que conserven sangre auténticamente brava–, a superar el ya crónico bache ganadero que padecemos, bache que más bien parece abismo.

Ítem más

El otro capítulo mayor de esta historia se sitúa en la vieja plaza de El Toreo, donde Piedras Negras fue referente de primer orden desde tiempos de Rodolfo Gaona, con toros de regia y recia bravura, triunfos inolvidables y tragedias como la de Alberto Balderas. Sin olvidar la continua aportación de emoción y casta por parte de las reses piedreñas a innumerables festejos en plazas del resto de la república y de América del Sur.

Producto de exportación

Fueron de Piedras Negras los cuatro primeros toros mexicanos lidiados en España (San Sebastián, 22-07-29), en competencia con un cuarteto de ejemplares hispanos del hierro de Clairac, y con Marcial Lalanda, Cagancho, Heriberto García y Manolo Bienvenida en opulento cartel, adicionado con la lidia de un utrero de Flores por el novillero neoyorkino Sidney Franklin. Corrida sin especial lucimiento pero con plena validez como efeméride.

Noticias Relacionadas









Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina