“Se están dando bien las cosas”: Gilio

El lagunero comparte sus experiencias en la Península Ibérica

El novillero lagunero Arturo Gilio hijo manifestó que se siente un afortunado al poder compartir tentaderos en España con el matador peruano Andrés Roca Rey, actual figura del toreo en el mundo, Gilio, quien aún no ha debutado con caballos en la península ibérica, no deja de entrenar en ambos lados del Atlántico, pues su ilusión es vestirse de luces en novilladas con picadores en un corto tiempo.

Entrevistado luego de un arduo día de preparación en la ganadería de La Concha, de cara a su próximo compromiso el 21 de julio en Actopan, Hidalgo, Gilio aseguró que cada vez se va sintiendo mejor en sus avances como novillero.

"La verdad que poco a poco se van dando las cosas, estoy con muchas ganas ya de poder debutar con picadores en España, por lo pronto sigo sin parar en el campo aquí y allá puesto que es importante no dejar de sentir el ritmo y las embestidas del toro mexicano y por supuesto, muy emocionado con lo que se viene", dijo.

El año pasado Gilio hijo debutó con picadores en la Feria del Señor de Los Milagros, en Lima, Perú, donde el empresario mexicano Pablo Moreno lo anunció al lado del español David Bolsico y el peruano Álvaro Passalacua, con novillos de Checayani. Este año volverá a presentarse el día 27 de octubre en Lima.

En su tercer año en la profesión, Gilio ya se ha acostumbrado a ir de un lado a otro en busca de oportunidades para entrenar.  Surgido de la Academia de Cultura taurina del Coliseo Centenario, Gilio debutó el 28 de octubre del 2018 en Lima y enseguida viajó a México donde actuó en tres novilladas, antes de regresar a España donde solo ha estado haciendo campo.

"Hace mes y medio que estoy aquí en México, me salió esta novillada en Actopan, pero me regreso en dos semanas otra vez a España para seguir con la preparación que llevo ya desde hace años por allá".

El joven lagunero quien es apoderado desde hace dos años por el matador Antonio Chacón, agregó que vive en el pueblito de Camas, donde nacieron Paco Camino y Curro Romero, muy cerquita de Sevilla, y que acostumbra a ir mucho al campo con Andrés Roca Rey, además de otros tentaderos a donde le van surgiendo invitaciones de los ganaderos.

"Es una cosa muy bonita (entrenar al lado de Roca Rey), me siento muy afortunado el poder estar yendo al campo, aprendiendo muchas cosas de él y estar cerca de él es un privilegio para cualquier persona que quiere ser torero", agregó.

Para Gilio hijo, los consejos que le da el peruano son de gran valía en esta etapa de su carrera novilleril.

"Me dice sobre todo que me entregue, que dé mi vida a la profesión. Que cada tarde que vaya a torear que lo dé todo y que poco a poco se va a ir puliendo la técnica, pero siempre y cuando tenga la base de la entrega que es lo fundamental para alguien que quiere ser torero".

Sin embargo, el joven Gilio sabe que su mejor juez lo tiene en casa: su padre, del mismo nombre, quien como matador de toros tuvo un lugar destacado en la profesión.

"También es muy bonito tener a un profesional en casa, como mi padre. Él está al pendiente y me apoya desde que quise ser torero.

"Estando en España le mandó los videos y me corrige y cuando estoy aquí me acompaña al campo, si no cuando llego de las ganaderías le mando los videos para ir corrigiendo y la verdad que está muy ilusionado con mi carrera", finalizó la nueva esperanza de la comarca lagunera.







Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina