Banners
Banners

Diego Sánchez pide paso        

Cortó una oreja de peso y rozó la Puerta Grande de la monumental

Qué lástima que faltó público en la corrida del "Orgullo San Marcos", pues la sólida actuación de Diego Sánchez debió ser disfrutada por una mayor cantidad de gente. Pero independientemente de esta circunstancia, vale la pena contar lo bien que estuvo durante una actuación de esas que abren puertas.

Y si no pudo abrir la Puerta Grande de la monumental de Aguascalientes, fue por haber matado de manera defectuosa al segundo toro de su lote, al que también hizo una entonada faena que vino a redondear una tarde importante a lo largo de un festejo muy interesante en la que los toros, de seis hierros distintos, representaron un reto para la terna de la que Sánchez fue el mejor librado.

El hijo de Luis Fernando enfrentó en primer lugar a un toro de Corlomé que se movió con transmisión, y con el que se fajó sin miramientos, colocándose a escasos centímetros de los pitones, para sacarle pases con temple en los que toreó asentado sobre las zapatillas, con ese juvenil desparpajo que forma parte de su personalidad.

A pesar de que torea poco, lo vio claro, se plantó en el sitio, y fue así como edificó una obra valiente, dotada de la emoción que supone meterse en el terreno del toro, y de ahí tirar de él para sacarle muletazos largos y con ritmo, esos que rubricó de una magnífica estocada que le granjeó la concesión de la primera -y única, por desgracia- oreja concedido en el festejo.

El cuarto era un toro veleto y con cuajo, perteneciente a la divisa de Claudio Huerta, que por momentos evocó la estampa de aquellos ejemplares lidiados hace tres décadas en una corrida memorable en la que actuaron David Silveti, César Pastor y José Miguel Arroyo "Joselito".

Y se movió con raza a lo largo de toda su lidia, lo que provocó la emoción del público, que lo aplaudió de salida, y luego vio como Diego Sánchez le hizo fiestas con la misma soltura con la que había toreado al brocho que abrió plaza, que quedó muy bien enlotado con éste, que era descarado de pitones.

La faena tuvo otro cariz, porque el de Claudio Huerta se movía, y Sánchez se afanó en quedarse otra vez quieto, sembrado en la arena, para dejarle siempre la muleta en la cara y realizar una faena recia y mandona a la que le faltó el remate de la espada.

Pero ahí está otro torero, como Leo Valadez el otro día, que pide paso para que le den más y mejores oportunidades, pues está visto que atesora dos cualidades muy importantes para funcionar en esto: inteligencia y valor, además de una seguridad en sí mismo que hace concebir excelentes esperanzas.

La descompuesta lidia del tercer toro, primero del lote de José María Pastor, y que procedía de Rosas Viejas, influyó negativamente en su conducta, pues le dieron mucha capa en el primer tercio. A pesar de ello, y que se estrelló dos veces con violencia en el peto, tuvo un buen momento en el tercio de banderillas y también en el de muerte, aunque no duró lo suficiente para que Pastor pudiese redondear una faena entre altibajos.

El de Medina Ibarra que compuso el lote del hijo de César también tenía trapío, y el tipo clásico de su estirpe Santacoloma, y llegó bien a la muleta, luego de un vibrante tercio de banderillas cubierto por el matador de turno, que comenzó la faena con una gran entrega, toreando de rodillas, con templa y despaciosidad.

Luego sobrevinieron algunas series de muletazos de buena factura, en las que
José María se enfibró y toreó con clasicismo. Sin embargo, el puyazo que le dieron a este ejemplar, que sangró hasta la pezuña, mermó en cierta medida la condición del toro, que acabó desfondándose sin que José María consiguiese terminar de rematar de mejor manera aquello que había comenzado con buen augurio.

Diego Emilio llegó de Madrid, donde estaba viviendo desde enero, para torear esta solitaria corrida que, en sí misma, ya representaba un reto muy difícil. Y de entrada se topó con un toro de Campo Grande muy complicado con el que hizo bien en abreviar.

El otro, un toro con el hierro de La Punta, fue exigente y no le dio opción de mostrarse porque anduvo sin sitio en un trasteo de trámite del que sólo sacó un fuerte pitonazo en la tráquea en el segundo intento de matarlo, cuando se echó encima con pundonor y consiguió meterle la espada.

Y si toreando seguido, estando todos los días a tope, entrenando de salón, o en el campo, resulta difícil triunfar, imagínense cuando se deja de ver un pitón en muchos meses. Así resulta casi imposible. Ojalá que lo tome como una tarde de esas a las que hay que dar la vuelta a la página, y mirar otra vez para adelante.

Se espera que la entrada mejor considerablemente el día de mañana, con la presencia en el cartel de Joselito Adame, que lleva todo el peso de la taquilla sobre su espalda. El torero de la tierra actuará al lado de Ernesto Javier "Calita" y López Simón, con toros de Fernando de la Mora.

La feria sigue ofreciendo un excelente espectáculo, y hoy buena parte de la emoción la aportaron varios toros de esas ganaderías de la región, así como el aplomo de Diego Sánchez, que así está listo y dispuesto para afrontar retos de una mayor envergadura.

Ficha
Aguascalientes, Ags.- Séptima corrida de feria. Corrida del "Orgullo San Marcos". Un cuarto de entrada en tarde calurosa. Toros de distintas ganaderías, lidiados en el siguiente orden: Corlomé, Campo Grande, Rosas Viejas, Claudio Huerta, La Punta y Medina Ibarra, de variado comportamiento, algunos de ellos fueron bravos y tuvieron transmisión, salvo el 2o., que fue muy complicado. Pesos: 496, 491, 515, 514, 556 y 535 kilos. Diego Sánchez (malva y oro): Oreja y vuelta tras petición. Diego Emilio (azul noche y oro): Silencio y silencio. José María Pastor (corinto y oro): Silencio y palmas. Incidencias: Destacó en banderillas Gustavo Campos, que saludó en el 4o. Diego Emilio ingresó a la enfermería al finalizar la lidia del 5o. para ser atendido de un fuerte golpe en la tráquea, sufrido en el momento de entrar a matar. Presentaba una "Contusión severa de la región cervical del lado derecho que no afectó la respiración, el paciente respira con buena saturación de oxígeno lo que indica que no hay necesidad de algún procedimiento quirúrgico. Se realizará ultrasonido para descartar datos de posible trombosis o algún traumatismo que conlleve una complicación posterior", según el parte médico preliminar ofrecido por el doctor David Martínez, jefe de los servicios médicos de la monumental. Fue enviado a una clínica para la realización de diversos estudios que permitan descartar cualquier lesión.






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina