"Estoy apegado a los caballos": Fauro Aloi  

Platica sobre sus primeros pasos dentro del mundo del rejoneo

Así como el toreo a la usanza española se refresca con caras nuevas, el rejoneo mexicano también da lugar al surgimiento de nuevas promesas que algún día llevarán las riendas de la fiesta del toreo a caballo en nuestro país.

Uno de estos nuevos valores con un futuro prometedor es Fauro Aloi, hijo de Giovanni Aloi, quien fuera corredor profesional de autos en su momento y posteriormente consumado rejoneador en la década de los noventas.

Aloi hijo sostendrá este sábado en el Centro Caballar de "Los Azulejos", en Atizapán de Zaragoza, Estado de México, su actuación más importante en el corto tiempo que lleva de practicar la equitación, la doma y el rejoneo, siempre bajo la mirada y consejo de su famoso padre, quien es su maestro.

"Siempre estuve más apegado a los caballos que a los coches. Los coches me gustan, pero nunca me llamaron la atención tanto como los caballos, ya que estuve yendo más tiempo a las corridas de toros y a las ganaderías que al autódromo", dijo.

Cuando su padre dejó de torear a caballo, Fauro contaba con apenas un año aproximadamente, así que sólo lo ha visto como tal en videos y en fotografías y considera que, si llegó alternar en la plaza México al lado de figuras como Eloy Cavazos, Enrique Ponce y José Miguel Arroyo "Joselito" es porque era un grande, dentro de lo suyo, en la fiesta.

El joven rejoneador nacido en la Ciudad de México hace 21 años, relata que desde niño siempre tuvo ganas de montarse a un caballo para ver "qué se sentía", por lo que durante dos años tomó clases de equitación cuando tenía entre 7 u 8 años y posteriormente a los 15.

"Pero fue finalmente hace como 4 años que a mi papá le entró el gusanito de volver a torear y compró caballos y ahí fue cuando dije "de aquí soy".

"Cuando él estaba montando yo lo acompañaba y luego poco a poco se fue invirtiendo a estar yo montando más los caballos y él ayudándome a corregir los caballos", dijo.

Aloi hijo agrega que su aprendizaje del rejoneo es todavía básico, por lo que al principio solo fue montar sin carretón.

"Claro que ya estoy empezando con las clases de rejoneo, pero más que nada sigo con las de equitación. Mi papá siempre me dice que, para aprender a rejonear, primero hay que aprender a montar, porque si no sé montar, qué estoy haciendo arriba del caballo".

Fauro le dedica a su entrenamiento aproximadamente tres horas al día, ya que debe cumplir antes con sus clases en la facultad de Ingeniería Industrial, en la Ibero de Santa Fe, donde cursa el sexto semestre.

"Si no estoy en la Universidad, mi papá no me deja montar", agrega.

Hasta ahora el nuevo rejoneador de la baraja taurina mexicana se ha hecho principalmente toreando en festivales de amigos y compartiendo cartel en dos ocasiones con aficionados prácticos, lidiando becerros o novillos que le permitan ir poniendo también a punto a sus caballos.

"He toreado también unas corridas mixtas en pueblos como Villa de Coss y en Tayahua, Zacatecas, una novillada en Soloapan, estado de México y otra en Jiquilpan, pero esta del sábado, aunque no es mi debut en público sí será a la mejor de las que llevo hasta ahora el cartel más importante, ya que al estar al lado de Pablo Hermoso sí es el más importante para mí", dijo.

En "Los Azulejos" compartirá cartel con Pablo Hermoso de Mendoza, su hijo Guillermo Hermoso y con Cuauhtémoc Ayala, así como con los Forcados del Aposento de Chamusca, Portugal y los Forcados de Mazatlán, en un evento con causa que tendrá lugar a partir de las 13:00 horas.

"Esperemos que empecemos a salir más rejoneadores en México. Tarik, Fontanet y yo estamos encaminados, pero también hay rejoneadores muy jóvenes ya matadores como Santiago Zendejas y Sebastián Torre, así iremos incrementado la baraja del rejoneo, espero que así sea (que el futuro esté asegurado), hacemos una muy bonita baraja del rejoneo mexicano", finalizó.

Su cuadra: La cuadra de caballos de Fauro Aloi la integran seis caballos, cinco tordillos y un negro. "Gallo" (de salida), un tordillo con tres sangres, portuguesa, inglesa y árabe. "Aramis" (de salida), negro con un lucero en la cara y calcetines en las patas. Portugués del hierro de Enrique Fraga. "Atila", (segundo tercio), tordillo, portugués. “

"Amílcar" (segundo tercio), portugués con un poco de sangre inglesa. Es el más nuevo no ha toreado mucho. "Ultraje", (segundo tercio), tordillo, portugués, del hierro de Pablo Caetano, tordillo. Es el caballo más torero y expresivo de su cuadra. "Relance", (para matar), tordillo, portugués. Es el caballo con menos rodaje. Es del hierro de Las Morerías.






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina