Diego Ventura triunfa en Val Quirico        

Tras cuajar una buena faena al primer ejemplar de su lote

Manteniendo el ritmo de su campaña mexicana Diego saludó al segundo de la tarde, un ejemplar de San Isidro sin mucha codicia al que después de encelarlo le clavó dos rejones de castigo arriba montando a "Bombón"; su emocionante toreo de costado fue sobre lomos de "Oro" por ambos lados arrancando las constantes palmas del tendido.

Con uno de sus caballos estrella, "Colombo" se adornó en ese quiebro espectacular en el que cambia el viaje del toro en un palmo para clavar al violín, una suerte que tiene muy hecha y luce al máximo nivel, a la que agregó varias piruetas seguidas en la propia cara.

Utilizó a "Pretigio" para banderillas largas y cortas de buena colocación además de desplantes y otros adornos oportunos; enseguida entraron en acción los forcados mazatlecos por conducto del teziuteco Juan Pablo Calderón, que ahora milita con ellos y realizó una buena pega. Concluyó Diego su labor con un metisaca y un buen rejonazo final para que el juez Mario Sosa le concediera una oreja, aunque algún "mago" hizo aparecer otra para la foto.

Nos pareció mejor su desempeño en el quinto, uno de Rancho Seco de bonitas hechuras muy en tipo Murube y bueno; pese a que le clavó un rejón trasero, otro que no quebró y un tercero en muy buen sitio, lo banderilleó montando a "Gitano" con el que vino un recorte en tablas por dentro en terreno muy comprometido, haciendo estallar la emoción y la ovación. Posteriormente cabalgando sobre "Dolar" sin rienda, banderillas a dos manos por partida doble de buena colocación, seguidas de cortas una de ellas al violín.

Previamente a la intervención de los forcados, y con gran colocación hizo oportuno quite a caballo salvando a uno de ellos cuando se le arrancó el toro con fuerza. Vino el turno para el grupo de Teziutlán que por conducto de Iván Macgregor consumaron la mejor pega de la tarde en el primer intento que al final le valió merecida vuelta al ruedo.

En el momento de la verdad, Ventura dejó un rejón entero que no surtió efecto pronto, haciendo que el caballero optara por descabellar acertando hasta el tercer viaje esfumándose los premios y visiblemente molesto desapareciera por la tronera, mientras Iván recibía el reconocimiento de la gente.

El cuarto fue de San Isidro de buen juego correspondió al joven Santiago Zendejas quien montando a "Minuto" dejó el segundo rejón de castigo bien puesto. Montando a "Tiburón" se lució con banderillas largas clavando arriba; luego sobre "Aníbal" cuajó dos santinas que le fueron festejadas y cuando hacía una pirueta cerca del toro, éste lo estrelló con su caballo y el joven cayó a la arena quedando a merced del animal con el susto y algunos golpes.

Los Forcados de Mazatlán tuvieron dificultades para realizar la pega, lográndola hasta el tercer intento tras lo cual Santiago sobre "Minimi" clavó el rejón de muerte a la primera y en la misma forma un certero descabello escuchando palmas.

Con el que cerró plaza volvió a mostrarse muy desenvuelto en las suertes más usuales de rejones y banderillas con acierto y buena monta, aunque a estas alturas del festejo que se alargó demasiado, la noche había caído y la gente que ya se disponía a abandonar la plaza se distrajo. Hubo otra buena pega de los teziutecos por conducto de Miguel Aguilar. Con medio rejón de muerte dobló el toro para que se le otorgara a Santiago un apéndice.

Algo que no nos había tocado presenciar fue lo ocurrido a Pedro Louceiro III, durante los primeros momentos de la lidia su caballo "Grano de Oro" cayó a la arena por un infarto, del que murió poco después que lo retiraron del ruedo. Pedro trató de sobreponerse haciendo las cosas de manera aceptable. 

Dio oportunidad para que el sobresaliente José Nava realizara un buen quite como otros a lo largo de la tarde; posteriormente intervinieron los teziutecos con otra pega al segundo intento. Louceiro entró a matar desde el caballo con una espada que ahondó el mismo, sin embargo al final recogió las riendas del caballo muerto y dio una vuelta sentimental con los ojos húmedos.

Luego de esa pérdida ante el sexto, otro buen ejemplar de Rancho Seco se mostró voluntarioso con rejones y banderillas largas, entraron en acción los mazatlecos realizando su labor al segundo viaje. Terminó con el rejón de muerte de pinchazo hondo y después media ración para recibir palmas.

Abrió el festejo Paco Velásquez ante un buen novillo de Juan Huerta, teniendo una actuación muy discreta.

Ficha
Val Quirico, Tlax. Corrida de rejones. Tres cuartos de entrada en tarde agradable. Un novillo de Juan Huerta (1o), tres toros de San Isidro (2o, 3o y 4o), y tres de Rancho Seco (5o, 6o y 7o) de buena presencia y juego en general. Pesos: 420, 510, 485, 470, 475, 520 y 460 kilos. Paco Velasquez: Silencio. Diego Ventura: Oreja y ovación. Pedro Louceiro III: Vuelta y ovación. Santiago Zendejas: Ovación y oreja. Incidencias: Al finalizar el paseíllo se entregaron reconocimientos a Enrique Fraga y René Tirado por sus trayectorias. Los forcados de Mazatlán y Teziutlán tuvieron destacadas actuaciones, sobresaliendo el teziuteco Iván Macgregor que dio la vuelta sólo. El festejo duró cuatro horas.






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina