Banners
Banners

Luis David, fundamento y pinturería       

Tras cortar tres apéndices en la plaza Monumental de Mérida

Merced a una actuación entonada tras cincelar tres faenas plenas de variedad y frescura, corte clásico y tamaños para cimentarse muy pronto como figura de altos vuelos, Luis David Adame se erigió como máximo triunfador de la cuarta corrida en la Monumental de Mérida al cortar tres orejas, tarde en la que el rejoneador Diego Ventura cortó un apéndice y el yucateco Angel Lizama "El Papo" terminó en la enfermería atendido de una cornada. 

Ante media plaza se realizó la corrida por el 477 aniversario de la ciudad de Mérida. Un festejo lleno de matices, faenas entregadas, pegas de forcados a todo pulmón y la desavenencia del torero herido la tarde de su presentación en esta plaza. 

El triunfador Luis David Adame se enredó con su primero en una faena plena de pulcritud, aseo y buen trazo. El toro de Julián Handam tenía extrema nobleza y los muletazos entonces se sucedieron uno tras otro, tejiendo fino e hilvanando la obra tras una faena variada, con naturales de mano baja, muletazos por derecha sentado en los riñones y dosantinas de vuelta entera rematadas con un cambio de mano que fueron una pintura. La gente se le entregó y pidió el indulto para el astado, que en detrimento habrá que decir que terminó distraído hacia las postrimerias. Un pinchazo en la suerte de recibir antes de la estocada privó al de Aguascalientes de redondear un triunfo rotundo. 

En el segundo de su lote, un toro que empezó pasando fatigas, terminó por volver a cuajar faena. Con soltura, personalidad y estilo propio, siempre con tendencia al toreo clásico, largo y templado, el hidrocálido se lo pasó por la faja ante el contento general. Una pena el pinchazo previo a la estocada. 

Y en el que despachó por su compañero herido, otra faena con fundamento. De verbo y sustantivo. Torero pinturero, de muleta baja y toreo profundo, para otra labor de nota sobresaliente ante un toro noble, con transmisión que mató de manera soberbia en la suerte de recibir, redondeando una gran actuación. 

Diego Ventura, se llevó fuerte susto al inicio de su actuación tras el fuerte golpe a uno de sus caballos en momentos dramáticos al quedarse prácticamente atrapado en un burladero, salvándose milagrosamente de la cornada, en momentos que no pasaron a más gracias al estupendo quite del subalterno Mario Figueredo. Tras el susto, el caballista lusitano dio paso a una faena plena de torería, a bordo de sus caballos estrellas, siempre dando el pecho y toreando de costado, para una faena maciza, con contenido que, para su mala fortuna, abrochó con un pinchazo y feo metisaca. Aún así el juez Ulises Zapata le otorgó una oreja. 

Con su segundo el grito de "seriedad" desgranado desde el tendido marcó su actuación ante la escasa presencia del castaño. Y aquello entonces tuvo poco eco. Casi o nada le tomaron en cuenta, por lo que lo más sobresaliente corrió a cargo de los forcados portugueses en otra buena pega ahora bajo la dirección de Pedro Reís. 

El tercero en el orden, Angel Lizama "El Papo" hubo de pasar fatigas con su primero que traía la cabeza suelta como devanadora, pero ni se arredró el torero de la tierra que le plantó cara tratando se sacar partido, tras un sobresaliente y alegre tercio de banderillas. Los aficionados le valoraron el esfuerzo que no obstante, no alcanzó para estructurar faena. Fea estuvo la voltereta al entrar a matar, terminando en la enfermería con fuerte cornada. 

El novillero Roberto Gómez Valladares, quien entró al cartel de última hora gracias a una estupenda estocada en la corrida de año nuevo anduvo con disposición pese a sus pocos recursos ante un asado que poco se prestó para el lucimiento. El público lo arropó y ovacionó en algunos buenos pasajes con capote y banderillas, saliendo bien librado de una tarde de oportunidad alternando con figuras. Habrá que ver su evolución.

Ficha
Mérida, Yuc.- Cuarta corrida de la temporada. Aniversario 477 de la ciudad de Mérida. Poco más de media plaza. Un novillo de Manolo Martínez, dos toros de La Antigua, para rejones y cuatro de Julián Handam, bien presentados y de los que destacaron 3o. y 5o. El novillero Roberto Gómez Valladares "El Zorrillo"  (plata y azabache): Ovación. Diego Ventura (Azul marino, a la usanza española): Oreja y división de opiniones. Luis David Adame (Blanco y oro): Oreja y vuelta y dos orejas. Angel Lizama "El Papo" (Grosella y azabache): Un aviso en el único que lidió. Los Forcados de Aposento Chamusca: Ovación tras destacada pega al primer intento, encabezados por su cabo de cara Francisco Montoya.  Pesos 407, 475, 480, 505, 495, 495 y 490. Incidencias: El cuarto de la tarde le infringió una cornada de 13 centímetros a Angel Lizama "El Papo", quien ya no pudo salir a despachar a su segundo, tras ser trasladado para ser intervenido en la clínica Mérida. 

Banners




Compartir noticia


Banners

altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina