Banners
Banners

Efemérides: 80 años del doctorado de Silverio

Armillita fue su padrino de alternativa en "El Toreo" de Puebla

El maestro Silverio Pérez tomó la alternativa en "El Toreo" de Puebla la tarde del  6 de noviembre de 1938, teniendo como padrino a Fermín Espinosa "Armillita", y a Francisco Gorráez como testigo, efeméride relevante al tratarse del doctorado de uno de los toreros más trascendentes en la historia

Aquella tarde, el gran Silverio recibió la borla delante de un toro llamado "Estudiante", de la divisa jalisciense de La Punta, festejo en el que Armillita cortó el rabo del bravo "Malagueño", cuarto de la función. 

Silverio nació el 15 de junio de 1915, en la población de Pentecostés, perteneciente al municipio de Texcoco, Estado de México. En muchas biografías se establece que nació el 15 de junio, pero no fue sino hasta el 20 de noviembre en que fue bautizado cuando siempre se consideró su fecha de nacimiento. Fue el quinto hijo del matrimonio formado por Alberto Pérez y Concepción Gutiérrez "Chonita". En 1923 quedó huérfano de padre y en 1929 perdió a su mamá.

El 31 de octubre de 1931 recibió en Veracruz el cadáver de su hermano, el matador Carmelo Pérez, quien tras haber sido herido gravemente por las astas del toro “Michín”, de San Diego de los Padres, el 17 de noviembre de 1929, murió en Madrid debido a una neumonía, incluso después de haber reaparecido en Guadalajara en enero de 1931, toreando con un tubo de canalización en el pulmón. 

En el Panteón de Dolores, ya en la Ciudad de México, Silverio tomó la decisión ser torero ante el cuerpo de su hermano, que estaba siendo sepultado; nadie imaginaba lo que en un fututo lograría Silverio en el mundo de la fiesta brava.

Sus inicios no fueron fáciles, pero contó con el apoyo del maestro Fermín Espinosa "Armillita", con quien consolidó en España una gran amistad, país donde Silverio fue a probar fortuna como novillero. Debutó en Tetuán de las Victorias el 1 de mayo de 1935 y, tras triunfar en Valencia, pudo preentarse en Madrid, Mallorca y Barcelona.

Tras la alternativa, confirmó en El Toreo de la Condesa el 11 de diciembre del mismo año. De nueva cuenta fue su padrino Armillita.

Y aunque las cosas no fueron sencillas en un inicio, fue la campaña realizada en Portugal en los inicios de 1940 lo fue posicionando, para luego regresar a México y comenzar a escalar peldaños y convertirse en figura del toreo, rivalizando incluso con  Manuel Rodríguez "Manolete", a quien enfrentó en varias oportunidades.

Silverio Pérez fue el primer matador en cortar un rabo en la Plaza México, éste al toro "Barba Azul", de la ganadería de Torrecilla, dentro de la segunda corrida en la historia del monumental coso. Se recuerdan grandes faenas del Compadre, pero para muchos, la mejor fue la que le realizó al toro “Tanguito”, la tarde el 31 de enero de 1943 en El Toreo, día en que tomó al alternativa el leonés Antonio Velázquez.

El también llamado Monarca del Trincherazo sufrió varios percances de consideración. El más grave fue la cornada en un testículo que le propinó el toro "Zapatero" en 1944, mientras toreaba con la muleta en la mano izquierda.

La  despedida vino el 1 de marzo de 1953 en la Plaza México, lidiando un encierro de la dehesa de San Diego de los Padres. Desde ese entonces, Silverio se convirtió en leyenda, además de ser por siempre un referente para todos los amantes de la Fiesta Brava. 

Retirado, Silverio vivió en su tierra natal, Texcoco, al lado de su esposa, María de la Paz Domínguez "Pachis"; ayudó a algunos jóvenes que querían iniciarse en esta difícil actividad e, incluso, incursionó en el ámbito de la política.

Pachis, su inseparable compañera, murió el 14 de noviembre de 2005. Tan sólo 10 meses después, el 2 de septiembre de 2006, dejó de exisitir uno de los íconos del toreo mexicano  a consecuencia de un paro respiratorio; Silverio contaba con 91 años de edad.

Banners
Banners
Banners


Compartir noticia


Banners Banners Banners

altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina