Banners
Banners

Detalles sueltos en la novillada de GDL        

Jorge Isiegas resultó con fractura de la clavícula izquierda

La tragedia revoloteó a los primeros compases del festejo, "Huizache", el primero de la tarde fue un novillo bien presentado, que fue velozmente abanto; que en los encuentros iniciales con los capotes de los subalternos tuvo notoria tendencia a vencerse por el izquierdo. Se presentaba el novillero español Jorge Isiegas, a quien a leguas se le miraba consciente del compromiso de estar en la Nuevo Progreso, y tal vez por eso no percibió el defecto que de salida tenía su novillo. 

Decidido extendió su capote, se venció el pupilo de Rosas Viejas y vino el impacto de lleno en el cuerpo del hispano quien fue a estrellarse de cabeza contra el estribo de la barrera,  la plaza enmudeció, todos temimos lo peor, pero respiramos aliviados cuando se incorporó y fue llevado al callejón. 

Atendido inmediatamente por el doctor Paco Preciado, el galeno determinó con acierto que fuera llevado a la enfermería, de donde ya no regresó. Así que la lidia recayó en los subalternos, Diego Bricio y José María Villaseñor quienes dieron cátedra de cómo hay que bregar un toro. Me quito el sombrero. Iván Hernández esperó hasta el último tercio, con la esperanza que Isiegas se recuperara. Imposible. 

El de don Fernando Topete, bien lidiado como ya narré, de todas formas requería de una muleta poderosa, de colocarse en un sitio y una distancia exactas. Hernández no supo hacerlo. Claro, el novillo no era fácil, pero alguien con el rodaje del aguascalentense debería poder hacerlo. Con el resto de su lote, Iván Hernández no encontró las cuadraturas del círculo. Por voluntad no quedó. Eso, que ni qué. Silencio, silencio, y más silencio.

Al público de Guadalajara, le gusta Ricardo De Santiago y claro, hoy lo apoyaron toda la tarde. La verdad sea dicha, no lo vimos al nivel que ha mostrado en esta complicada plaza. Sin embargo, como siempre, la entrega del joven espada sí mantuvo su baremo.
Con el segundo de la tarde, que lidió en lugar del herido, lo recibió con par de largas afaroladas de hinojos, a los que le siguieron una brega inteligente y cuatro lances voluntariosos. 

Con intento de tapatías llevó el novillo al peto, para en los quites realizar uno combinado por chicuelinas y tafalleras. Se decidió por cubrir el segundo tercio, en el que destacó el tercer par, que fue con un quiebro seguido de un giro en la cara y el cuarteo de dentro a fuera por el pitón izquierdo en un palmo de terreno. 

Comenzó la faena de muleta llevando por delante con suavidad y largueza a su enemigo, lástima que se apagara pronto, lo que obligó a Ricardo a, por lo menos tratar de aguantar al morito. Brilló una arrucina para abrochar una buena serie con la zurda. Mal con la espada escuchó un aviso, y se retiró en silencio. 

Con el cuarto de la tarde apretó el paso, y tuvo algunos aciertos, por ejemplo, en el voluntarioso quite de Iván Hernández por tafalleras, rematado con una larga afarolada de hinojos, De Santiago respondió entregado, con un quite combinado de tafalleras y caleserinas. 

Con los palos cosechó una ovación luego del par tercero, al quebrar las banderillas en la barrera, un quiebro con giro en la cara, y clavar al cuarteo con mucha exposición. Intentó e intentó, luchó contra el viento al que le dio por aparecer en éste y el siguiente en el orden. Imposible templar, pero su entrega hizo que un sector del público pidiera la oreja después de una estocada con mucha entrega, pero defectuosa. Bien por el juez Arnulfo Martínez al no concederla.

El sexto de la tarde fue un gran novillo. Bravo, noble, con calidad, fijeza, prontitud, trapío, humillación y claridad. Voluntad, mucha voluntad tuvo Ricardo De Santiago, pero el buen toreo que antes ya nos ha mostrado, no lo realizó a plenitud. Una faena muy decorosa, con momentos artísticos, como un par de cambiados por la espalda, ligada a luquesinas hilado a tablas. 

Pases con la derecha y pases con la izquierda, la mejor fue una serie por derecha que pareció que el torero se nos iba para arriba. Hubo también un trincherazo para pintura. De cualquier manera, la cosa pintaba para trofeo. Por desgracia, falló con la espada. Se tiró primero al volapié, pinchazo. Intentó a recibir, pinchazo. Un aviso, aplausos para el toro en el arrastre y ovación al tercio para éste buen torero que esperamos –deseamos– retome el paso.

Ficha
Guadalajara, Jal.- Novillada del serial "Soñadores de Gloria". Un cuarto de entrada. Novillos de Rosas Viejas y uno de Marrón (6o.) de buena presentación y de juego variado. Jorge Isiegas (blanco y plata): lesionado al abrirse de capa. Iván Hernández (celeste y oro): silencio en el que lidió por Isiegas y silencio en su lote. Ricardo De Santiago (grana y oro): silencio con aviso en el que lidió por el español, vuelta con fuerte petición y ovación. Incidencias del festejo. El novillero Jorge Isiegas fue llevado a la enfermería por un fuerte golpe. De acuerdo al doctor Francisco Preciado Figueroa, Jefe de los Servicios Médicos de plaza, Isiegas resultó con fractura de la clavícula izquierda y contusiones en la cabeza por un fuerte golpe en el estribo. Por fortuna, se descarta una fractura de cráneo. Fue trasladado al Hospital Country 2000, donde se le realizarán estudios exhaustivos para descartar daños cervicales. Asimismo, al final de la novillada, el juez de plaza abandonó el palco de la autoridad cuando los toreros aún se encontraban en el ruedo.






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina