Tarde de contrastes en la "San Marcos"       

El mal manejo de la espada privó de tocar pelo a la terna

Valor, entrega y clase de agradar, fueron los ingredientes que mostraron los alternantes de la última novillada del ciclo, Hermosillo, Gutiérrez y Román, sin que consiguieran tocar pelo, ante un encierro bien presentado de la ganadería de La Antigua, que no lo puso fácil en incluso Hermosillo fue herido.

Héctor Gutiérrez ha mostrado una vez más que es dueño de una técnica solvente, que en conjunción con valor, es capaz de poderle a los novillos. A los de La Antigua, había que poderles, había que lidiarlos con oficio, con verdad, aguantarles los constantes parones.

Una tarde en la que Gutiérrez se vio muy por encima de las condiciones de su lote, que “sudó el terno”, sí es verdad, pero solventó la papeleta con base en estructurar faenas con el común denominador de el valor. Desafortunadamente los novillos que lidió no tuvieron las condiciones necesarias para materializar un triunfo.

El de Aguascalientes consiguió momentos interesantes, corriendo la muleta por debajo cosa que caló en los graderíos, al final de no ser por el mal manejo de la espada, quizá estaríamos hablando de otra cosa.

El más experimentado del cartel, José María Hermosillo, tuvo en sus manos a un novillo que lo prendió cuando adelantó mientras toreaba por verónicas, un astado al que había que hacerle las cosas muy bien.

Aunque Hermosillo lo entendió, también “sudó el terno” como luego se dice, sobre todo cuando “Palomero” acometía sin ser claro, tal como lo fue al momento que lo echó a los lomos infiriéndole una cornada en el muslo derecho, sin que eso mermara en la disposición del joven coleta, que permaneció en el ruedo hasta dar muerte al de La Antigua.

Roberto Román, quien cuenta con pocas novilladas toreadas, dejó ver que tiene ganas, variedad en su toreo y carisma, pero sobre todo valor, un valor nato que puede potencializar, y sacar mayor provecho de ello. Si bien es cierto, que aún tiene mucho por aprender y mejorar, como la espada que tendrá que redoblar esfuerzos para evitar perder triunfos en fechas venideras, así como también algunas cuestiones técnicas. 

Una actuación marcada por valor y disposición, donde aguantó con firmeza los parones de su primer novillo, el cual le ponía los pitones en los muslos, en los alamares, pero Román nunca se movió, aguantó, y la afición se entregó.

Mismas maneras ante su segundo, donde consiguió muletazos profundos, extrayendo cada pase que ofreció “Pepinero”, llegando a la suerte suprema con el traje roto, mismo que terminaría hecho trizas, como un claro indicio de la entrega del torero.

Ficha
Aguascalientes, Ags.- Plaza "San Marcos". Octava y última novillada de la temporada. Poco más de media entrada en tarde agradable. Novillos de La Antigua, de impecable presentación y de escaso juego. Pesos: 395, 392, 393, 396, 394 y 403 kilos. José María Hermosillo (grana y oro): Ovación en el único que mató. Héctor Gutiérrez (canela y oro): Palmas en su lote y en el que mató por Hermosillo. Roberto Román (coral y plata): Ovación tras tres avisos y ovación. Incidencias: José María Hermosillo fue trasladado a la clínica MAC, luego de recibir una cornada en la cara posterior del muslo derecho, de una trayectoria ascendente de 12 centímetros aproximadamente. El orden de lidia se corrió para que Román toreara el 5o. y Gutiérrez el 6o. Al finalizar el paseíllo se tributó un minuto de aplausos en memoria del periodista taurino Alejandro Hernández, fallecido recientemente. Felipe Kingston saludó en el 5o., por sus buenos pares de banderillas; Jonathan Prado y Edgar Camacho, saludaron una ovación tras parear al 6o.






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina