Recursos y tesón, una buena mezcla        

El hidrocálido hizo una faena entonada y obtuvo el único apéndice

Con base en los recursos adquiridos a lo largo de su carrera, y mostrando tesón, Arturo Saldívar consiguió cortar una oreja in extremis dentro de la tercera corrida de la Feria del Caballo, en Texcoco, festejo en el que Pablo Hermoso de Mendoza dejó escapar un triunfo debido al mal uso del rejón de muerte.

Saldívar supo dejarle la muleta en la cara a un colorado de Jaral de Peñas que tendía a salir suelto y refugiarse cerca de tablas. Sin contradecirlo y aprovechando adecuadamente cuando el astado acometía mejor por los terrenos de adentro, consiguió buenos muletazos y hasta ligó una dosantina.

Sin escatimar esfuerzo alguno, el hidrocálido reventó al toro de una estoconazo y a sus manos fue a parar un trofeo que obtuvo sudando verdaderamente en terno de luces.

A su primero, que fue de Torreón de Cañas, le recetó muletazos en redondo que emocionaron a los espectadores, así como el torero inicio de faena, doblándose del tercio hacia los medios del ruedo. Arturo Saldívar mostró su buena planta de toreo y terminó por dejar un sabor agradable.

Pablo Hermoso de Mendoza se notó más fresco y relajado, toreando para él y sin la presión por cortar orejas, o al menos así lo pareció. En su nivel de primera figura del toreo, cuajó de principio a fin a su segundo, un toro de Fernando de la Mora al que supo encelar con maestría, para luego templar a dos pistas y emocionar con la "hermosina", así como en las piruetas.

Efectivo fue con las banderillas cortas y luego en el par a dos manos. Antes, los Forcados Mazatlecos lograron una extraordinaria pega, lo que también formó parte del emotivo ambiente. Pablo perdió con los aceros un triunfo de dos orejas, como un trofeo también hubiera conseguido tras la lidia de su primero, al que toreó por nota.

Éste fue también de Fernando de la Mora y tuvo cualidades interesantes, mismas que fueron potencializadas por el navarro, que no perdió la sonrisa durante toda la tarde, incluso aunque el triunfo numérico de orejas no llegara. ¡Qué más da! Lo más importante en el toreo son las sensaciones, pues finalmente no deja de ser un sentimiento.

Juan Pablo Sánchez no tuvo tela de donde cortar ante sus dos toros de Jaral de Peñas. Ambos mostraron un comportamiento similar, marcando tendencia cerca de los tableros y saliendo sueltos. Incluso cuando intentaba dejarles la muleta en la cara, los ejemplares hacían caso omiso y abandonaban el terreno de la suerte.

Una pena que Juan Pablo no pudiera mostrarse ante la afición texcocana, pues vaya que tiene un aire muy especial cuando se acomoda con un toro, fina estampa que brota del pulso de su brazo y el temple de sus muñecas.

Ficha
Texcoco, Méx.- Plaza "Silverio Pérez". Tercera corrida de feria. Dos tercios de entrada en tarda de temperatura agradable, con algunas ráfagas de viento. Dos toros de Fernando de la Mora (1o. y 4o.), para rejones, de juego desigual. Tres de Jaral de Peñas, justos de presencia, de poco juego en su conjunto, y uno de Torreón de Cañas (3o.), bien presentado y de regular juego. Pablo Hermoso de Mendoza: Palmas y silencio. Juan Pablo Sánchez (granate y azabache): Palmas y silencio. Arturo Saldívar (violeta y oro): Palmas y oreja. Incidencias: Destacaron los Forcados Mazatlecos con una gran pega al 4o. y el cabo de cara dio la vuelta al ruedo.






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina