Banners
Banners

Diego Silveti indulta un toro en el cierre de León       

El matador guanajuatense salió a hombros junto a Pablo Hermoso

Terminó la feria taurina 2018 en la plaza "La Luz" con la imagen de Pablo Hermoso y Diego Silveti saliendo en hombros, tras faenas de dos orejas e indulto respectivamente, en tarde de lleno absoluto. De ahí se desprende la primera lectura de la tarde, donde una vez más quedó patente el interés que sigue provocando la dinastía Silveti en esta plaza, que ha sido su talismán durante tantas décadas y donde goza de un magnífico cartel.

Por otra parte, al doblar el quinto de la tarde, la empresa hizo un merecido homenaje al maestro Juan Silveti Reynoso, proyectando imágenes suyas en el ruedo, apoyados con reflectores mientras el alumbrado de la plaza fue apagado. Alejandro Silveti, visiblemente emocionado, dio una vuelta al ruedo acompañado de Diego y el debutante Juan, mientras mostraban fotografías del maestro recientemente desaparecido.

En ese ambiente de cariño patente a la dinastía Silveti, saltó a la arena “Mezquite”, un noble astado de Bernaldo de Quirós, al que Diego toreó bien a la verónica y al que después realizó un quite por gaoneras tras el puyazo, en el que el toro cumplió. Inició su faena de muleta con cambiados por la espalda, y después aprovechó la nobleza y recorrido que tuvo por ambos pitones, que incluso siguió mostrando en las postrimerías del trasteo, cuando pudo engarzar alguna dosantina.

Lo que en principio pareció una solicitud de la gente para que se alargara el trasteo, tras una serie de bernadinas terminó convirtiéndose en una petición de indulto, acompañada más de gritos que de pañuelos. La autoridad se lo pensó poco y sacó un pañuelo verde, accediendo a la petición. Dio Diego la vuelta acompañado por el ganadero, el matador Javier Bernaldo. En su primero, un toro que embistió soso y a media altura, fue silenciado.

Las dos orejas para Pablo Hermoso llegaron en el quinto, un toro que salió con muchas patas y distraído. Tras un solo rejón de castigo, el navarro fue haciéndose de él hasta llevarlo imantado en el galope a dos pistas tras clavar las banderillas, logrando incluso dar una vuelta entera al ruedo. Tras un pinchazo acertó en el segundo viaje y le fue concedida una oreja. Con la gente pidiendo la segunda, en una imagen más bien festiva, el mismo Pablo se puso debajo del palco, como pidiendo también la segunda oreja, a lo que solícitamente la autoridad accedió.

Su primero, con menos gas que el quinto, cumplió y le permitió una faena aseada a Pablo. Poco antes del rejón de muerte el toro se echó, y eso más la colocación muy trasera del rejón, dejaron el balance final de este turno en palmas.

También tocó pelo Guillermo Hermoso de Mendoza, que debutaba en el coso leonés y que consiguió cortar la oreja del toro de su presentación. Desde el único rejón de castigo, tanto en los quiebros, como en el par a dos manos, la conexión de Guillermo con el tendido fue total.

Si bien su primero fue bueno, al que quizás le hizo falta un punto de fuerza, su segundo tuvo mayores prestaciones para el lucimiento. A éste le clavó dos rejones de castigo, y después en banderillas se dejó llegar los pitones, clavando muy ajustado y con pleno dominio de las cabalgaduras; no cabe duda de la herencia. Todavía clavó 3 rosas y dos pares a dos manos, lo cual habla, a pesar del castigo recibido, de las buenas condiciones del novillo de Bernaldo de Quirós. Pinchó varias ocasiones y perdió la posibilidad de más trofeos. Seguro la gente querrá volver a verle.

También se presentó Juan Silveti, con la responsabilidad que ese nombre implica. Mostró mucha voluntad de agradar toda la tarde, aunque también el verdor lógico de sus aún pocos festejos. A su primero, corto y justo de fuerza, le realizó una faena larga aunque sin calar mucho en el tendido. Tuvo la idea, quizás fuera de tono, de tirarse a matar sin muleta en el primer intento, pinchando y descomponiendo un poco la escena. Después de otros tantos pinchazos fue aplaudido.

En el que cerró plaza lo más destacado fueron algunos naturales con la muleta, aprovechando buenas embestidas que tuvo el de Bernaldo de Quirós por este lado, a pesar de salir con la cara alta. Después de que el novillo se rajara a tablas le pegó una última tanda de manoletinas, tras lo cual falló repetidamente con la espada, hasta escuchar dos avisos. La gente, en todo caso, le aplaudió y seguro estará pendiente de la evolución de este nuevo Silveti, apellido de especial significado para estas tierras.

Ficha
León, Gto.- Plaza "La Luz". Última corrida de feria. Lleno en tarde nublada. Cuatro toros (1o., 2o., 5o. y 6o.) y cuatro novillos (3o., 4o., 7o.  y 8o.) de Bernaldo de Quirós, entre los que sobresalió el 6o., indultado. Pesos: 480, 495, 425, 412, 495, 469, 422, y 410 kilos. El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza: Palmas y dos orejas. Diego Silveti (turquesa y oro): Silencio y orejas y rabo simbólicos tras indulto. El rejoneador Guillermo Hermoso de Mendoza: Oreja y palmas. Juan Silveti (verde esperanza y oro): Palmas y palmas tras dos avisos. Incidencias: El toro indultado se llama "Mezquite", número 786 con 469 kilos. Después del 5o. se apagó el alumbrado de la plaza y se proyectaron en el ruedo imágenes del maestro Juan Silveti Reynoso, fallecido el pasado 24 de diciembre. La corrida duró 3:50 horas.






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina