Banners
Banners

Joselito y Marín salen a hombros en León       

Triunfaron en la corrida goyesca celebrada este sábado

La empresa tuvo la idea de darle un toque diferente a la segunda corrida del serial 2018 e incorporar un festejo de tipo goyesco, algo que no se había programado en la historia de la plaza. A tenor de cómo lució la plaza, con fragmentos del Quijote pintados en las tablas, además de otros elementos propios de los festejos a la usanza de la época de Francisco de Goya, se antoja para que la iniciativa tenga continuidad en futuros seriales.

Quien se alzó triunfador de esta corrida goyesca y se ganó la salida en hombros fue Joselito Adame, que salió con tres orejas en la espuerta. A su primero, justo de fuerza, lo toreó con el engaño a media altura, consiguiendo muletazos templados, sobresaliendo una serie por el pitón izquierdo. Cortó la primera oreja de la tarde tras una serie de manoletinas, epílogo del trasteo, y una estocada entera y desprendida.

Sorteó en cuarto lugar el toro más completo de la corrida, merecedor de arrastre lento. Lo recibió con templados mandiles, en los que el de Villa Carmela embistió humillado, evidenciando la calidad que traía dentro. Quitó por gaoneras tras el encuentro con el picador, que midió bien el castigo. En la muleta, Joselito se gustó mucho toreando por el buen pitón derecho de “Orgullosito”, menos potable por el izquierdo, por donde embestía con un ligero calamocheo. Tras dos dosantinas ligadas, punto culminante de la faena, terminó el trasteo con una serie de luquesinas, preparando al toro para la suerte suprema. Citó en la suerte de recibir y dejó tres cuartos de espada, suficientes para que doblara el toro y que la gente pidiera con fuerza las dos orejas.

También salió a hombros Ginés Marín, que repetía feria tras haber sido merecedor de la “Zapatilla de Plata” que otorgó el Centro Taurino de León al triunfador del serial 2017. A su primero lo recibió con lances templados y le realizó un quite muy ajustado por gaoneras. El toro tenía clase, más por el pitón derecho, aunque se vino a menos. Tras un final por bernadinas, pasaportó de una estocada entera en buen sitio y se llevó su primer trofeo.

Al sexto sólo pudo esbozarle chicuelinas de inicio, ya que perdía las manos y en la muleta simplemente se quedaba corto. Tras el anuncio del regalo, ejecutó la estocada de la tarde, que terminó rápidamente con la lidia del toro que originalmente cerraba plaza. Al de regalo lo recibió con una larga de rodillas, para después torear bien a la verónica, mejorando aún más los trazos en el quite tras el encuentro con el picador. Empezó caminándole muy toreramente al de Villa Carmela, aunque pronto el toro se quedó corto y empezó a salir suelto. Ginés hizo gala de recursos para mantener el interés, y tras un final por ayudados por alto dejó una estocada entera, algo trasera y desprendida, pero que le permitió asegurar su segunda oreja y la salida a hombros.

Por su parte, Sergio Flores dejó una actuación muy seria y entregada, más allá de la única oreja que consiguió, y que obtuvo en el segundo toro de la tarde. A éste lo recibió por chicuelinas, una de mano muy baja, rematadas con una media de categoría. Tras pedir apenas un picotazo en la suerte de varas, quitó por tafalleras, chicuelinas y una larga. El toro tenía clase y resultó claro por el lado derecho, por el que Sergio consiguió los muletazos más sobresalientes de su faena. Igualmente, de calidad y buen gusto el final por manoletinas, cambio de mano y trincherilla incluída, antes de tirarse sobre el morrillo y dejar una estocada entera, apenas desprendida, posterior a un pinchazo, que no fue impedimento para que la gente sacara los pañuelos y exigiera la oreja.

En el quinto no pudo lucir con el capote, y ya con la muleta consintió mucho las embestidas, consiguiendo alargar el recorrido, sobre todo por el lado derecho. Por el izquierdo el toro embestía un tanto rebrincado. Tuvo que recortar las distancias hacia el final, consiguiendo una dosantina y llevándose también un achuchón sin consecuencias, del que se levantó resuelto para concluir por manoletinas. Un grito inoportuno desde el tendido rompió el respetuoso silencio que guardó la plaza cuando Sergio empuñó la espada, lo que hizo que pinchara antes de dejar media estocada en buen sitio. A pesar de no tocar pelo, la gente lo sacó a saludar en el tercio.

Ficha
León, Gto.- Plaza "La Luz". Segunda de feria, Corrida Goyesca. Dos tercios de entrada en tarde agradable, fría hacia el final y con algunos pasajes de viento. Siete toros de Villa Carmela (el 7o. como regalo), nobles en general, algunos faltos de fuerza, sobresalió el 4o., que recibió arrastre lento. Pesos: 487, 498, 492, 481, 505, 503 y 475. Joselito Adame (rioja e hilo de oro): Oreja y dos orejas. Sergio Flores (tabaco e hilo de oro): Oreja y ovación tras aviso. Ginés Marín (blanco e hilo en azabache): Oreja, palmas y oreja en el de regalo. Incidencias: Las tablas de la plaza lucieron citas del Quijote y una carroza inició el despeje de cuadrillas.






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina