Banners
Banners

Dos sólidas tauromaquias        

Andy Cartagena y Juan Pablo Sánchez cortaron sendas orejas

Andy Cartagena se reencontró con el público de la Plaza México después de 16 años de ausencia, y firmó una vibrante actuación que le valió el corte de una oreja, idéntico premio al que obtuvo Juan Pablo Sánchez, que también rayó a gran nivel a lo largo de una tarde interesante y con muchos matices.

En medio de ambos triunfos, Fermín Rivera no pudo coronar la entonada faena que hizo al primero de la lidia ordinaria, el único toro bueno de la ganadería debutante de Torreón de Cañas, y sufrió el revés de ver como se quedaba vivo el quinto al haber estado errático con los aceros, tal y como le sucedió la tarde de su alternativa en este mismo escenario.

Y mientras el torero potosino tuvo que tragarse la amargura de este hecho, medianamente paliado por el toreo clásico y fino que ejecutó delante de su primer toro, sus compañeros de cartel tuvieron oportunidad de sonreír cada uno por su cuenta tras la lidia de los toros corridos en tercer y cuarto lugares, que constituyeron la parte medular de la corrida.

Cabe destacar el encastado juego que dieron los toros de rejones, pertenecientes al hierro de José María Arturo Huerta, que de último momento fueron sustituidos por los de Rancho Seco en virtud de los buenos resultados que ha obtenido Cartagena con este hierro en otras corridas de provincia.  Hacía mucho tiempo que Pepe Huerta no lidiaba ejemplares para la modalidad de rejones, y lo hizo con éxito.

Esta condición fue la que permitió a Cartagena entusiasmar al público en el quinto, luego de una primera faena en la que ya había mostrado sus credenciales. Pero, ciertamente, el encastado comportamiento del segundo toro de su lote fue el que le vino muy bien para lucir con la artillería pesada de una cuadra que, desde hace un par de años, ha cosechado triunfos relevantes en cosos de Europa.

Desde que recibió al toro montando a "Cuco" se vislumbró que la faena podía ir a más, ya que el de José María Arturo Huerta comenzó a seguir con celo al torero alicantino. Y luego de clavar un rejón en lo alto, se dio a torear en el tercio de banderillas con exposición sobre los lomos de “Iluso” con el que clavó de frente y metiéndose en los terrenos del toro.

La expresividad de este caballo terminó de convencer a la gente, que vio con sumo agrado la doma de Andy, y cuando salió a la arena "Humano", el caballo que camina dos patas, la explosión del tendido fue unánime y la algarabía se desató en el tendido. También con "Bruja", la yegua que sacó para matar, realizó algunos alardes de doma de la llamada de fantasía, como fue agradecer sentado sobre la arena hasta que le concedieron la oreja.

Esta emotiva actuación de Andy Cartagena seguramente le abrirá nuevas fuertes, ya que la frescura de su toreo cautivó a un público receptivo y atento a todo cuanto aconteció en el redondel.

Esta sólida tauromaquia ecuestre tuvo su complemento con la actuación de Juan Pablo Sánchez, que se pegó un valiente arrimón con el primer toro de su lote, que no fue fácil y al que, a base de aguante, colocación y sitio, consiguió robarle pases de aterciopelado temple.

El hidrocálido se metió entre los pitones y fue así como se la jugó sin miramientos en una faena recia, de esas que mantienen al público en vilo hasta en la estocada con la que terminó su labro. A pesar de que se quedó en la cara, alargó el brazo y colocó una estocada entera de la que el toro no tardó en doblar para que la gente sacara los pañuelos blancos exigiendo el trofeo, digno premio a su entrega.

Y cuando trataba de redondear la tarde, con el otro ejemplar que le tocó en suerte, el único de encaste San Mateo (vía San Miguel de Mimiahuápam-Jaral de Peñas), que lidió Torreón de Cañas, pues el resto de los toros procedían de encaste Domecq, Juan Pablo volvió a estar valiente. Sin embargo, las continuas miradas del toro, que estaba más pendiente del torero que de la muleta, e inclusive estuvo a punto de echarle mano, lo obligaron a abreviar.

Ficha
Ciudad de México.- Plaza México. Quinta corrida de la Temporada Grande. Menos de un cuarto de entrada (unas 7 mil personas) en tarde fresca. Dos toros de José María Arturo Huerta, que sustituyeron a los de Rancho Seco, buenos en su conjunto, sobre todo el 4o., por su bravura. El 1o. fue premiado con arrastre lento. Y cuatro de Torreón de Cañas, bien presentados, de juego desigual, de los que sobresalió el 1o. Pesos: 521, 516, 512, 513, 528 y 549 kilos. Andy Cartagena: Silencio tras aviso y oreja. Fermín Rivera (mercurio y oro): Silencio tras aviso y pitos tras tres avisos. Juan Pablo Sánchez (rosa y oro): Oreja y silencio. Incidencias: Destacó en la brega Luis Alcantar. Salió cómo sobresaliente el matador Jorge López.






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina