Desde el barrio: A merced de los funcionarios

...quieren ahora “abrir un debate” para eliminar la que califican...

Hace unos años, con motivo de uno de los ya extintos Congresos Mundiales de Ganaderos, un experto en la materia –cuyo nombre lamento no recordar– advirtió en una de las ponencias que en España no volvería a existir un reglamento taurino unificado hasta que cada una de sus diecisiete autonomías no tuviera el suyo propio.

Y acertó, porque desde que la Ley de potestades administrativas en materia taurina del 91 abriera la puerta a esta dispersión normativa, varias comunidades autónomas comenzaron a retocar el siguiente reglamento que firmó el ministro Corcuera, añadiéndole o quitándole artículos y matices según su arbitraria conveniencia, con tal de justificar el sueldo de sus funcionarios.

Es así como, además de los otros muchos destinados a los festejos populares, en España conviven hasta el momento hasta cinco reglamentos taurinos distintos al principal, como son los de Navarra (el pionero, en 1992), País Vasco (1996), Aragón (2004), Andalucía (2006) y Castilla y León (2008), elaborados por distintas consejerías y en base a los más insospechados e interesados asesoramientos.

Cada uno de ellos tiene sus propias particularidades, que son casi siempre anecdóticas -como que en Aragón se obligue a vestir las banderillas con los colores de su histórica enseña en todos los festejos- pero también decisivas: resulta más difícil, por poner un ejemplo, que un torero salga a hombros en Almería o en Vitoria que en la mismísima plaza de Madrid, por aquello de que el texto andaluz y el vasco exigen para ello el corte de dos orejas de un mismo toro.

Pero cuando parecía que ya nos habíamos acostumbrado a esta creciente ceremonia de la confusión reglamentaria –comparable, pongamos el caso, a que la regla del fuera de juego se aplicara con distinto criterio en el Camp Nou que en el estadio Vicente Calderón–, a algunos funcionarios andaluces se les ha ocurrido ponerse de nuevo a enredar.

Y es que, no contentos con manejar sin gran criterio el amplio presupuesto que, hay que reconocer, el gobierno de su comunidad destina a la tauromaquia, quieren ahora "abrir un debate" para eliminar la que califican de “sangre innecesaria” en las corrida de toros. O, lo que es lo mismo, que el lobby zoofílico y las corrientes animalistas han acabado por hacer llegar su monserga buenista a los despachos de la Junta de Andalucía…

Ha bastado que el asunto saliera a la luz en la sección antitaurina del diario El País para que Anselmi y sus secuaces hayan empezado a frotarse las manos ante lo que parece un claro síntoma de debilidad de esos políticos y funcionarios que, más que a redactar chuminadas, deberían dedicarse a defender la integridad y la esencia de un espectáculo en el que lo único "innecesario" es su propia intervención.

Claro que nada de esto sería preocupante si el toreo estuviera regido por un organismo único y fuerte, una especie de federación que, con potestad normativa y el consenso de todos sus estamentos, no permitiera ningún tipo de injerencia de políticos abducidos por la extendida y generalizada estupidez del animalismo.

Sí, son esos mismos políticos y funcionarios que, tan temerosos de la agresividad zoofílica, han prohibido que los Reyes Magos de las cabalgatas vayan sin camellos para evitar el posible "estrés" de uno de los animales más pacientes de nuestra fauna. Y lo malo es que, también en los toros, estamos totalmente a su merced.

Banners




Compartir noticia


Banners

altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina