Banners
Banners

"Tengo ilusión de volver": Leonardo Benítez

Comenta los motivos sobre su posible retorno a los ruedos

Después de más de cuatro años de retiro voluntario, el diestro venezolano Leonardo Benítez está a punto de regresar a los ruedos, tras haber recobrado la ilusión de volver a vestir el traje de luces. 

No ha sido fácil para un torero apreciado por el público, por su entrega, valor y disposición absoluta que brindó cada tarde, estar alejado de su profesión que lo vio nacer en su natal Venezuela, de donde llegó a principios de los 90 a México para hacer campaña novilleril y doctorarse en la Monumental Monterrey, el 18 de diciembre de 1992 y, desde entonces, hacer prácticamente toda su carrera en suelo azteca. 

"Ya lo dijo José Tomás y que razón tenía en sus palabras: "vivir sin torear no es vivir", señaló “El León de Caracas". 

Su retorno en sí no está definido, ni cuándo ni dónde será, por las razones que todo mundo ya conoce, sin embargo, durante este periodo de confinamiento ha tenido tiempo para meditar el futuro y platicarlo con su familia que le ha brindado su apoyo. 

"Agradezco a Dios que todavía haya esas personas que el Señor te tiene ahí preparados. Un día me encontré con Alejandro Martínez Vértiz y empezamos a hablar. Me invitó a su ganadería, me apeteció torear, me echó dos vacas y les armé un lío.  

Desde entonces, Alejandro me empezó a animar y en esta pandemia nos empezamos a preparar. Todos los días, de lunes a viernes andamos 10 kilómetros en una ciclo pista y hablamos de toros. En estos cuatro meses se me ha ido despertando ese león que tenía dormido", agregó el venezolano. 

Confiesa que su alejamiento de los ruedos no fue porque el público se haya olvidado de él o porque las empresas no lo llamaran. 

"Yo me aparté,  estuve apartado por lo menos cuatro años. Cabe recordar que Venezuela tuvo sus ferias importantes de renombre en Valencia, Maracaibo, San Cristóbal, Mérida y Maracay y era cuando hacia realmente mi temporada, cuando vivía a gusto y cuando veía la recompensa económica del esfuerzo de tanta preparación. 

Pero hubo algo que me quitó la ilusión: hace cuatro años y medio vi que las cosas se venían muy feas por la situación económica y política de mi país. Los empresarios querían pagarme en bolívares, no en dólares y empezó a haber problemas en mi contratación, hasta que llegó un momento en que ya no me valía ir. 

Un buen día me doraron la píldora, me dijeron que el dinero que me pagarían me lo darían hasta después de un año de haber toreado, luego de que el gobierno les pagara una subvención a los empresarios ¿y qué crees?... todavía estoy esperando, fueron cinco tardes en tres ferias. Tuve que regresarme de Venezuela sin ese aliciente, con deudas y eso me desmoralizó, así que sin decirle nada a nadie me hice a un lado", confesó. 

Eso, junto con el veto que durante 13 años le impuso el empresario Rafael Herrerías en la Plaza México, lo orillaron a ese "retiro involuntario".

"No fui un torero que echaron para afuera los públicos. El aficionado siempre me ha visto con mucho respeto y ha apreciado mi tauromaquia. Soy un matador con cerca de 800 corridas, en 27 años de carrera que ha actuado en Venezuela, España, Francia, México, Perú y Colombia y sentía que la gente disfrutaba con mi tauromaquia, pero dejar de ir 13 años a una Temporada Grande de la México, cuando vienen llegando toreros nuevos, sentí que me empecé a quedar relegado", señaló. 

El día que Leonardo reunió a su familia y se propuso volver a los ruedos, les dijo que "el toreo era su vida y que quería intentar una vez más vestirse de luces". 

"Sólo le pido a Dios que me dé la sabiduría y los cojones y si no voy a poder, ese día me retracto. Dos veces he sido invitado por Sergio Bonilla a tentar a Torrecilla, otra con Julián Hamdan, con Alejandro en La Estancia y como subo a mis redes los videos de la preparación esto se ha ido prendiendo, sobre todo en Venezuela. Ya hay algunos empresarios de Mérida y San Cristóbal que me han enviado emisarios para charlar y están interesados en contratarme", dijo. 

Benítez afirma que tiene la ilusión de volver a torear cuando haya pasado la pandemia. 

"Me he llenado de fe y esperanza de que cuando haya una nueva normalidad podamos ver la posibilidad de enfundarme en el traje de luces y sí, lo quiero dar a conocer a los cuatro vientos que estoy con toda la ilusión del mundo de cerrar un círculo. 

"Me veo capaz, estoy ilusionado. Estoy viviendo el día a día y me quiero apasionar. De las cosas que he aprendido en la vida es no escuchar, ni ver las cosas que te jalen hacia atrás. Lo que quiero es ir para adelante y seguir ilusionado, ya Dios dirá", finalizó el diestro de 52 años.






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina