Banners
Banners

"Un capote me tapó la visión": Landín  

Comenta los detalles del percance antes de ser operado

Armando Landín-Miranda permanece ingresado desde el domingo pasado en el Hospital Hidalgo de Aguascalientes, a la espera de ser intervenido mañana de la fractura expuesta de tibia y peroné de la pierna derecha, producto del fuerte golpe recibido durante la última corrida de feria celebrada en la monumental.


La operación se ha demorado en ser llevada a cabo, ya que el médico traumatólogo que la va a realizar solamente opera en lunes y viernes, y los acontecimientos sucedieron tan precipitadamente, que el domingo por la noche sólo se le pudo limpiar bien el desgarro de la piel y colocar las agujas correspondientes para sujetar los huesos rotos.

Asimismo, de la herida de la cabeza fue asistido de inmediato, y tras ser sometido a una tomografía, se descartó cualquier lesión neurológica. La otra herida, la del pecho, el pitón no interesó la cavidad torácica, así que tuvo el desprendimiento de piel en forma de "v", de la que fue atendido desde que ingresó al hospital, donde ha recibido un trato de primera.

"Me siento bien, aunque con las molestias lógicas de estar aquí ingresado durante varios días a la espera de ser operado. Pero estoy de buen ánimo y esto lo tomo como un accidente del que, afortunadamente, lo puedo contar", comentó nuestro coordinador de fotografía.

No es la primera vez que Landín sufre golpes de toros que han saltado al callejón, según refiere: "Desde que estoy haciendo fotos en el callejón de la monumental, que ya son más de 15 años, sólo han saltado unos cuatro toros, y tres de ellos me han caído muy cerca, y alguno me había golpeado y roto el lente de mi cámara, pero no como éste de Piedras Negras".

Al respecto de los comentarios vertidos en redes sociales acerca de que estaba distraído, Armando afirma que no tuvo oportunidad de ver cómo saltaba el toro por encima de la barrera, ya que el capote del subalterno que lo cerró en tablas se elevó tanto que le tapó la visión, y en ese instante en que el capote desapareció de su vista, solamente sintió cómo la pezuña del toro le golpeaba la cabeza con violencia.

Asimismo, el toro volvió a hacer por él en su huida, y lo levantó para estrellarlo contra la cornisa de los palcos, lo que provocó que el público que estaba más próximo se alarmara mucho al observar lo que estaba sucediendo.

"La atención fue inmediata y de primera. En la enfermería de la plaza me hicieron una rápida revisión. Ahí puso un poco de orden el matador Arturo Macías, que fue a ver qué ocurría, y le pidió a la gente que no tenía nada que hacer que salieran. Una vez que me exploraron y me revisaron, me trasladaron aquí, al Hospital Hidalgo. Todo el tiempo estuve consciente, así que calculo que habrán transcurrido unos 18 minutos desde que sucedió el percance hasta que estaba aquí siendo observado por los médicos del hospital".

En estos días, Armando ha recibido innumerables muestras de cariño de familiares, amigos y compañeros de trabajo, así como de aficionados que valoran su sensibilidad artística que ha canalizado a través de la fotografía y el diseño, y que ha sabido compaginar con su actividad como arquitecto. Y a través de estas líneas quiere agradecer a todas aquellas personas que se han interesado por su estado de salud.

El percance sufrido Armando Landín-Miranda debe servir al municipio de Aguascalientes como antecedente para realizar una detenido análisis de los medios de comunicación que se acreditan en dicha localidad, y permitir que los burladeros (que en realidad son unos palcos bien resguardados), sirvan para dar cabida únicamente a las personas que, por su actividad profesional, tengan que ocupar esos lugares.

Esta medida servirá para salvaguardar aún más la integridad física de quienes, de cualquier manera, corren riesgo en tan peligroso e incómodo sitio en el desempeño de sus labores.

Noticias Relacionadas



Banners




Compartir noticia


Banners

altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina