Banners
Banners

La tarde fue de Luis David        

El hidrocálido se mostró muy decidido en Guadalajara

A pesar del gran compromiso de ésta tarde (acartelado con dos figuras y en Guadalajara) la de hoy fue una tarde afortunada para Luis David. No por lo que le correspondió en el sorteo, que el primero de su lote, "Carmelo" de nombre (un ejemplo soberbio de cómo se debe de presentar un toro de lidia) a pesar del consentimiento del torero, el de Villa Carmela rodaba por la arena.

Consiguió el de Aguascalientes algunos pasajes buenos; pero no, aquello era una causa perdida. El que cerró plaza tampoco fue materia prima; la debilidad le convirtió en aburrido, a pesar de zapopinas y esas cosas, más el empeño de Luis David.

Llegó el momento de la estocada. Adame se colocó en la suerte contraria, frente a la división de sol y sombra entre los anillos concéntricos. Y se tiró como un cañón. Incluso el toro se resbaló; pero el aguascalentense dejó una soberbia entera, de rápidos efectos que, seguro estoy será la estocada de la temporada. Una oreja fue el premio que la parroquia tapatía le exigió al palco.
Pero la faena de la tarde fue la de Sebastián Castella al cuarto de la tarde.

A pesar de ser el de menos romana era un cárdeno soberbio: bravo, con fijeza, codicioso, con humillación y amplio recorrido. Bello como todos sus hermanos tuvo la suficiente fuerza para soportar el exigente trasteo del espada francés.

El prólogo fue de una sexteta de verónicas mecidas, el remate de media para pintura y una elegante larga cordobesa. "Artista", como todo el encierro peleó pronto y de firme aunque breve al piquero de contra querencia. Brindis general en el centro del ruedo, para no moverse y cuajar un péndulo que ligó al de pecho, repetir la dosis y encender a los tendidos. Luego vendrían series largas templadas con la diestra y las mejores con la siniestra, donde abundaron los toques oportunos y los sutiles efectos de una muleta mandona y con ritmo.

Abrochó la faena con un par de dosantinas y el rotundo ¡Aaaaah! general cuando con la tizona dejó un pinchazo hondo y trasero. Pero el público estaba en el bolsillo de Sebastián. Tres golpes con la de cruceta, que no fueron ápice para que el público llamara a Castella a saludar una sólida ovación en el tercio, e igual hiciera durante el arrastre lento a los despojos del de Villa Carmela. Su primero fue un inválido que impacientó a los tendidos, y el torero poco pudo hacer.

El torero jerezano, Ginés Marín tuvo en el segundo en el orden de lidia –desde mi punto de vista– el toro de la tarde. Un astado imponente, fino de cabos, veleto, astifino hasta decir basta, bravo, con mucha codicia, amplio recorrido y humillación. Marín los supo desde las bien toreadas siete verónicas con que lo recibió. Lo dejó largo al caballo y el público aplaudió a toro y piquero.

Con la muleta, Ginés se fajó como un señor; pero "Aficionado" requería que lo llevaran muy largo y en línea recta, porque el astado se prendía de la última costura del engaño. Fue –claro– una faena de señor valiente y entregado: la primera serie con la diestra fue tan emocionante, que hasta la música se arrancó al concluir la serie. Sin embargo, la bravura fue sutilmente imponiéndose. Hombre, que no se le fue exactamente, pero…

Tras un pinchazo, una estocada tres cuartos de acero y un aviso. Los tapatíos le llamamos al tercio a recibir una merecidísima ovación. Al quinto de la tarde, segundo de su lote, con muchísima entrega, Ginés Marín le aguantó enormidades y estuvo muy valiente. Mató de pinchazo, y escuchó otro aviso.

Para el próximo domingo 17, la empresa anuncia un encierro de La Estancia, para el español Antonio Ferrera, Octavio García "El Payo" y Diego Silveti. Una cartel por demás interesante.

Ficha
Guadalajara, Jal.- Plaza "Nuevo Progreso". Primera corrida de la segunda fase de la temporada. Un tercio entrada en tarde agradable. Seis toros de Villa Carmela, bien presentados, astifinos, de variado comportamiento, de los que destacaron 2o. y 4o., éste último premiado con arrastre lento. Pesos: 500,545,540, 510, 565 y 570 kilos. Sebastián Castella (nazareno y oro): Silencio y ovación tras aviso. Ginés Marín (azul turquesa y oro): Ovación tras aviso y silencio tras aviso. Luis David (canela y oro): Silencio y oreja. Incidencias: Antes de comenzar el paseíllo fue estrenado un nuevo reloj de la plaza. Y a antes de que los toreros rompieran filas, se tributó un minuto de aplausos a la memoria del periodista Nadim Alí Modad y el juez de plaza Juan Hérnandez Guerrero, fallecidos hace algunas semanas.

Banners
Banners
Banners


Compartir noticia


Banners Banners Banners

altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina