Banners
Banners

Efemérides: 17 años sin Joselito Huerta

Rescatamos un texto para conmemorar este triste suceso

El maestro poblano Joselito Huerta murió la noche del 11 de julio de 2001, hace justamente 17 años, en lo que constituye una efeméride importante debido a la huella y trascendencia que este destacado torero dejó en la Fiesta mexicana y también a nivel internacional.

Joselito Huerta dejó de existir alrededor de las 22:30 horas de aquel miércoles, en el Centro Médico Siglo XXI, de la Ciudad de México, donde se encontraba ingresado desde varios días atrás debido a una hepatitis C. El maestro contaba con 67 años de edad al momento de su fallecimiento.

Nacido en Tetela de Ocampo, Puebla, el 24 de enero de 1934, y con Heriberto García como su primer maestro, debutó como novillero a los 18 años, el 9 de noviembre de 1952, en Acapulco Guerrero. Su presentación en la Plaza México tuvo verificativo la tarde del 16 de mayo de 1954, festejo en el que se alzó con el corte de un rabo, lo que le dio una gran proyección.

El siguiente año viajó a España y pisó Las Ventas de Madrid el 24 de julio de 1955. El genial Juan Belmonte lo conoció y encargó con su sobrino, Alberto Alonso. El 29 de septiembre del mismo año tomó la alternativa en la Real Maestranza de Sevilla, de manos del maestro Antonio Bienvenida y bajo el testimonio de su paisano, Antonio Velázquez.

Aquella tarde, de lujo auténtico, fue triunfal para el mexicano toricantano. "Servilleto" se llamó el toro de la ceremonia, de la ganadería de Felipe Bartolomé, y Joselito Huerta lo desorejó.

La confirmación en la Plaza México tuvo verificativo el Día de Navidad, 25 de diciembre de 1955, tarde en la que llevó como padrino al leonés Antonio Velázquez y de testigo César Girón. El ejemplar de la ratificación se llamó "Limonero", de La Punta, y Huerta salió en volandas al cortarle las dos orejas al sexto de la tarde.

Luego, hizo lo propio en Las Ventas de Madrid. La ceremonia tuvo lugar el 10 de mayo de 1956, llevando como padrino de nueva cuenta a Antonio Bienvenida y, como testigo, fungió Chicuelo II.

Además de sus éxitos en territorio mexicano, donde se convirtió en pieza fundamental de temporadas y ferias, el maestro Joselito Huerta tuvo también interesantes y triunfales temporadas europeas durante la década de los sesenta, en plazas del calibre de Madrid, Bilbao, Valencia o Málaga.

Figura indiscutible del toreo, dueño de una tauromaquia honrada y poderosa, sin estar exento de graves percances, Joselito Huerta cortó ocho rabos como matador en la Plaza México, misma cifra de Eloy Cavazos y solamente superado por los diez que cortó Manolo Martínez.

El primero de los máximos trofeos de El León de Tetela fue al toro "Talismán", de Piedras Negras, el 22 de enero de 1956. El último rabo en la capital de la República Mexicana lo obtuvo el día de su despedida, al cuajar a un toro de nombre "Huapango", la tarde del 28 de enero de 1973.

Ya retirado, el torero charro se mantuvo cerca de la Fiesta. Fue apoderado de toreros y ganadero, y de vez en vez volvía a torear en algunos festivales. Cabe señalar el del 4 de marzo de 1997, a beneficio de El Soro, en Las Ventas de Madrid, donde dejó un grato sabor ante un serio novillo de Juan Pedro Domecq, al que no le tumbó las orejas debido a sus fallas con los aceros.

Banners
Banners
Banners


Compartir noticia


Banners Banners Banners

altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina