Barba triunfa en el arranque de feria        

El hidrocálido cortó una oreja y dio una vuelta al ruedo

Fabián Barba realizó dos faenas con matices diferentes: al primer toro de su lote un trasteo con clase y con valor, mientras a sus segundo, una faena de poder. En cualquiera de las dos, el torero de Aguascalientes mostró esa madurez adquirida con el paso del tiempo.

Ante su primero, comenzó doblándose, toreando con suavidad, mimándolo, dando los tiempos necesarios y requeridos, para que a la postre, consiguiera ligar tandas de calidad, tanto por el pitón derecho como por el izquierdo, mismas que fueron de gusto para el respetable.

Extrajo hasta el último muletazo antes de acudir a cambiar la espada simulada por la de acero. A hora de ejecutar la suerte suprema, Fabián se fue derecho para dejar una estocada entera y cosechar así la primera oreja de la feria de San Marcos. Ya con su segundo, empleó esa técnica depurada que le permitió hacer faena a un toro que pocas opciones de triunfo presentó.

“Nobleza Pura”, terminó por desarrollar sentido y colarse en más de una ocasión al hidrocálido, quien en su afán por conseguir la Puerta Grande, piso terrenos comprometidos, exponiendo demás con valor. Toreó de pitón a pitón para finalizar su labor, tras estocada entera, la afición solicitó el corte de una oreja, que al final de cuentas no se concedió.

Jerónimo ha dejado un grato sabor de boca ante la afición hidrocálida,  con un toreo de solera muy a la mexicana, con detalles toreros que terminan por meter a su labor a los asistentes, consiguió los mejores momentos de su actuación ante el segundo toro de su lote.

Jugando los brazos al ejecutar el lance a la verónica, acompañando con el cuerpo, con la cintura, pero podría decir que acompaña con sentimiento puro, con el alma. Y con la muleta prosiguió en el mismo tenor, comenzando con unos doblones para hacerse de “Gran Cronista”, herrado con el hierro de la divisa de San Isidro.

Posteriormente llegó el toreo al natural, y Jerónimo por momentos detuvo el tiempo, al llevar de una manera templada, armoniosa y con hondura, al burel que metía la cara y que se desplazaba, de tal manera que sacó provecho toreando por ambos pitones. Aunque el toro duró poco, fue suficiente para que Jerónimo se recreara. Estocada un tanto caída que terminó por protestarla algún sector del público y todo terminó en vuelta al ruedo.

José Garrido, tuvo una actuación solvente acompañada por disposición y ganas de triunfo. A su primero le hizo las cosas bien, toreando a media altura pues el ejemplar de San Isidro tenía poca fuerza, noble pero sin transmisión.

Mientras que su segundo, un toro para nada fácil de lidiar y encima el viento que arreció al final de la tarde, Garrido podía haber optado por abreviar la faena, sin embargo, decidió intentarlo. Consiguiendo buenos muletazos  principalmente por el derecho, el toro se sentía más cómodo en los tercios del ruedo, y fue donde Garrido le toreó con poderío.

Ficha
Aguascalientes, Ags.- Plaza Monumental. Primera corrida de feria. Un tercio de entrada, en tarde agradable. Seis toros de San Isidro, correctos en presentación, de hechuras diversas y de juego desigual. Pesos: 548, 543, 528, 501, 503 y 509 kilos. Jerónimo (negro y oro): Palmas y vuelta. Fabián Barba (purísima y oro): Oreja y vuelta tras petición. José Garrido (verde botella y oro): Silencio y palmas. Incidencias: Al finalizar el paseíllo, se rindió un minuto de aplausos a la memoria del periodista taurino Alejandro Hernández, fallecido recientemente. Destacó en banderillas Gustavo Campos, que saludó en el 2o.






Compartir noticia



altoromexico

Medio de comunicación de actualidad taurina