Buscador
Director: Juan Antonio de Labra
¡Qué esperas! Regístrate | Ingresa ahora Zona de usuarios  
Miércoles, 27 de Agosto del 2014
Noticias recientes
Castella reafirma su cartel en Madrid (video)
Por: Juan Antonio de Labra | Foto: Emilio Méndez
Jueves, 24 de Mayo del 2012 | Madrid, España
Imprimir
Comparte este contenido en Facebook y Twitter
twitter    Facebook   
Perdió el triunfo por fallar con el acero
    Ficha    Audio y/o video    Ver imágenes    Podcast
La reaparición de Sebastián Castella en Las Ventas de Madrid tuvo el aliciente de una gran faena, al que cuajó al cuarto toro de la tarde, el único realmente potable del deslucido encierro de Núñez del Cuvillo, en una tarde tediosa donde Diego Silveti sólo pudo bosquejar detalles ante los dos ejemplares de su lote, mientras que Daniel Luque estuvo aseado y frío.

Y una vez más, los toros de una ganadería de prestigio quedan a deber en este interminable desfile de mansos que han saltado al amplio ruedo venteño, en una Feria de San Isidro marcada por la ausencia de bravura.

Por eso Sebastián quiso lidiar personalmente al cuarto durante el tercio de banderillas, consciente de que el toro podía romper en la muleta. Y el maestro francés lo cuidó mucho con mimo, descifrando su comportamiento, sopesando su estado físico y su conducta, antes de acariciarlo con la muleta.

Porque la faena tuvo, ante todo, estructura y temple, y un gran conocimiento de los terrenos y las distancias, así como la intensidad de los toques, lo que permitió ir haciéndose de un toro que a primera vista no prometía gran cosa.

Y en cuatro metros cuadrados discurrió una obra de excelente acabado que gustó mucho al público, inclusive al hostil sector del tendido 7, que acabó entregándose al buen hacer de Sebastián, cuyo mérito añadido era el de revertir este ambiente en contra provocado por la falta de transmisión de los toros anteriores.

De la cornada ni se resintió, prueba inequívoca de su mente clara, y si hoy decidió volver a enfundarse en un vestido de torear era porque venía decidido a triunfar en esta plaza donde goza de buen cartel y mantiene un atractivo romance.

Los detalles más artísticos los consiguió con la muleta en la zurda, mano con l que trazó hermosos naturales, de compás abierto y cintura rota, en los que acompañó la enclasada embestida el toro suavemente hasta el final. Así remató los pases, con pulso, por debajo de la pala del pitón, haciendo gala de un dominio perfecto del pico de la muleta. Lo malo fue que no estuvo fino con la espada y dejó escapar el triunfo. Pero ahí queda la obra.

Delante del segundo toro se vio obligado a abreviar, dada la condición de manso del ejemplar. De tal forma que se reservó todo para ese cuarto, al que toreó a placer, en medio de la aprobación colectiva de un público reticente que terminó embelesado con su toreo.

Diego Silveti estuvo correcto con el toro de la ceremonia, pero sin llegar a calentar al tendido porque el Cuvillo no transmitía nada. Si acaso, el buen quite por gaoneras fue una buena tarjeta de presentación del mexicano en esta tarde de tanto compromiso, así como una serie por el lado derecho en la que atacó más al toro para provocarlo a repetir.

En el sexto, un astifino y peligroso sobrero de Salvador Domecq, trató de hacer las cosas con acierto, pero no era fácil. ¡Qué distinta la embestida de este toro a la que tuvieron los cuatreños de su alternativa! Los toros de esta misma ganadería que lidió en Gijón el 12 de agosto del año anterior, en nada se parecieron a éste, que embistió con mucha guasa por el pitón derecho.

Silveti aguantó arreones y miradas, cuando la voltereta estaba cantada. Afortunadamente, se lo quitó de encima con facilidad.

Daniel Luque no se acopló al tercero, que hacía hilo en la muleta. Más tarde, delante del quinto, toreó para él y se olvidó de que había público. Dio la impresión de que se encontraba en una placita de tientas de una ganadería, entrenando en la soledad del campo, pues, habiendo estado bien, no dijo casi nada.

Algunos muletazos sueltos de calidad con el desabrido quinto, fueron el resumen más elocuente de una tarde en la que el sevillano pasó de puntillas.

Vamos a ver si la ganadería de Fuente Ymbro que se lidia mañana en Madrid embiste como suele hacerlo esta ganadería, encastada en Jandilla y donde su propietario, Ricardo Gallardo, se ha empeñado en potenciar la bravura. Ahí está Sergio Flores, dispuesto a dar un campanazo en esta nueva comparecencia en Las Ventas, la quinta en la historia de su prometedora carrera.
Ficha
Madrid, España. Plaza de Las Ventas. Decimoquinta corrida de la Feria de San Isidro. Casi lleno en tarde soleada y calurosa, con ligerísimas rachas de viento. Cuatro toros de Núñez del Cuvillo, uno de Carmen Segovia (2o., sobrero) y otro de Salvador Domecq (6o. sobrero), bien presentados y de juego variado, de los que destacó el 4o. por su calidad. Pesos: 521, 562, 524, 529, 579 y 558 kilos. Sebastián Castella (azul turquesa y oro): Silencio y ovación tras petición y dos avisos. Daniel Luque (fucsia y oro): Silencio en ambos. Diego Silveti (blanco y oro), que confirmó la alternativa: Palmas y silencio. Silveti confirmó con el toro "Tarifeño", número 45, colorado, con 521 kilos.
Comparte este contenido en Facebook y Twitter
twitter    Facebook
Noticias Relacionadas
¡Recomienda esta noticia!
Tu nombre:
Nombre de tu amigo:
Email de tu amigo:
 

Banners
Banners


Hazte Fan de Al Toro México Síguenos en Twitter Sintoníza... Olé Radio